Mágica Siena

Por Camila Guiñazu especial para revista Latitud

Llevábamos casi una semana en Roma caminando día y noche; desde hace algunos años, cuando tenemos la oportunidad de viajar, nos gusta ver esas dos caras de las ciudades. Nada se ve igual según la luz del sol o de la luna y nos gusta comprobarlo.

Habíamos recorrido la ciudad, prácticamente, en tiempo record porque sabíamos que necesitábamos, al menos dos días libres, para decidir cómo emprender el viaje a Florencia, y hacer alguna parada intermedia para conocer algún pueblo a mitad de camino…

siena-2Mágica Siena

Dejar algunas noches libradas al azar para luego decidir el destino se nos hizo casi un hábito y fue así, que a media mañana de un jueves de abril dejamos la ciudad eterna y nos  aventuramos en el alquiler de un auto. El destino elegido era Siena.

Tomar un avión desde Roma no era una opción porque serían más las horas y los preparativos, de lo que dura el viaje en sí. La aventura de viajar en tren por Europa ya estaba más que cumplida, por lo que no fue difícil la elección de salir a la ruta.

Comenzamos el viaje tomando la autopista A1 hacia el Norte, dejando atrás el caos de tránsito de Roma. Avanzar por la ruta hacia Siena es adentrarse en la típica postal Italiana: campos verdes sembrados, algunos con frutos, otros colmados de amapolas y pueblitos detenidos en el tiempo.

siena-3Mágica Siena

De Roma a Siena son aproximadamente 230 kilómetros y en los cuales se disfruta cada tramo de ruta; el entorno crea un conjunto exquisito,  y a menos de la mitad de camino, ya podemos distinguir el encanto de la tierra toscana.

Llegamos a Siena

Llegamos al atardecer, esa hora cuando todavía hay un poco de luz natural, y comienzan a encenderse todos los focos de la ciudad. De verdad, Siena es mágica, y no hay palabra que describa mejor a esta ciudad.

Ingresamos por una de sus puertas, porque el casco histórico de Siena está protegido por una muralla, y ahí fue cuando comenzamos a entender de su esplendor. Es un laberinto de calles que en cada esquina sorprende con su hermosa arquitectura medieval, sus  bares, restaurantes, tiendas boutique. Siena lo tiene todo.

siena-4 Mágica Siena

Su centro histórico, es, desde 1995 Patrimonio de la Humanidad, y no sorprende que así sea, se destaca en él la Piazza del Campo, custodiada por la Torre de Mangia y el Palazzo Pubblico, que hacen de ese conjunto una de las plazas más admirables de Europa. Además de la popularidad por la belleza que representa, en los meses de julio y agosto, “Il Campo”, como se conoce localmente a esta plaza, cobra mayor protagonismo por celebrarse en ella el Palio, una carrera de caballos de tradición medieval, y que cada año, congrega a miles de visitantes. Si la idea es recorrer la ciudad con tranquilidad, debemos evitar estas fechas.

Si bien el principal atractivo de la ciudad, es la ciudad en sí misma, podemos nombrar como imperdibles, las siguientes visitas:

Piazza del Campo

Parada obligada. Admirar la plaza desde alguno de los bares o restaurantes que se encuentran alrededor. Hacerlo de día y de noche, ya que cambia totalmente el ambiente y los colores rojizos de los ladrillos de las construcciones.

 

Palacio Público de Siena y Torre de Mangia

El palacio hoy funciona como Museo Cívico donde podemos admirar diferentes obras de arte. Se destacan las Alegorías del Buen y el Mal Gobierno pintadas por los hermanos Lorenzetti. La visita se completa subiendo a la torre para admirar la ciudad desde sus 102 metros de altura. Son más de 500 escalones, pero la panorámica desde la cima hace que valga la pena el esfuerzo.

Catedral o Duomo de Siena

De estilo gótico italiano, es una de las joyas de la ciudad. A simple vista, nos remonta a la ciudad de Florencia por los colores utilizados tanto dentro como fuera de mármoles claros y oscuros.

Piazza Salimbeni

Dentro del casco histórico se destaca por tener la estatua de Sallustio Bandini, quien fuera cura de la ciudad y uno de los primeros economistas del país. La plaza está rodeada de edificios, pero el que se destaca, justo detrás de la estatua es el de la Banca Monte dei Paschi di Siena, el banco más antiguo del mundo que opera ininterrumpidamente desde el año 1472.

las calles de la ciudad

Para visitar Siena no necesitamos de una guía; Siena tiene la magia de invitarnos a perdernos por sus calles y mostrarnos a cada uno de nosotros recorridos diferentes.

Sus calles adoquinadas y estrechas con subidas y con bajadas, son la perfecta excusa para no dejar de caminarla, ni de día, ni de noche, con lluvia o con sol.

Siena es la joya de La Toscana y la ciudad italiana en la que les deseo a todos, que alguna vez en la vida, se puedan perder.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here