Borough Market, Londres cosmopolita

Borough Market, Londres cosmopolita

Por Melina Noel Mansilla especial para Revista Latitud

Un murmullo en idiomas indescifrables, aromas a curries, mostradores repletos de platos tentadores y gente que mastica con deleite son escenas que se repiten en Borough Market, un rincón de la ciudad de Londres que nos recuerda que su gastronomía es mucho más que fish and chips. 

Era un sábado soleado del mes de junio, aunque corre una brisa fresca junto al Támesis. Había destinado ese día a visitar la Torre de Londres. Por algún motivo que aún desconozco, sentía cierta fascinación por historias de reyes, guerras medievales y cotilleo de la corte, y este sitio era ideal para adentrarse en ese mundo tan lejano a nuestros días.

La torre de Londres
La torre de Londres

Después de cruzar el famosísimo Puente de la Torre (con las consecuentes fotos), me dispuse a sacar el ticket de ingreso. Algo me dijo que debía fijarme en la billetera antes de alinearme en la cola de la boletería. Efectivamente, no llevaba dinero suficiente para pagar la entrada y algo para almorzar cuando saliera de allí. Había dejado también mi tarjeta de crédito en el departamento. Mi mentalidad argentina me había llevado a cargar solo el dinero mínimo e indispensable cada vez que salía a la calle, por miedo a un eventual pickpocket, aunque el tiempo después me demostró que las posibilidades aquí eran remotas.

Decidí sin más pegar la vuelta y caminar por la ribera del río, con rumbo a ningún lado. El panorama era entretenido. Los runners se mezclaban con los contingentes de turistas chinos y los edificios espejados con la rusticidad de edificaciones medievales, mientras que las aguas del Támesis fluían impávidas hacia el Mar del Norte.

Lo antiguo y moderno en los paisajes urbanos londinenses
Lo antiguo y moderno en los paisajes urbanos londinenses

Cambio de planes

Después de 30 minutos de caminata lenta, encontré sin querer bajo una pesada estructura de hierro, el popular Borough Market. Había escuchado sobre este mercado, uno de los más antiguos y grandes de la ciudad; no obstante, un recorrido por alrededor de sus 100 tiendas me hizo pensar que mi frustrada visita a la Torre de Londres había valido la pena.

Me había dado la oportunidad de conocer una muestra de la esencia cosmopolita de la ciudad, no la Londres histórica, monárquica y conservadora, sino el Londres de la vida real, con su casi 40% de población de otras naciones. Este flujo de inmigrantes de diferentes partes del planeta hace de la capital británica un sitio único para disfrutar de la diversidad cultural, que se manifiesta, sobre todo, en su gastronomía actual.

No hay mejor sitio para apreciar este fenómeno que el Borough Market

El  Mercado

Está ubicado en 8 Southwark Street y permanece abierto de lunes a viernes de 10 a 17 hs y los sábados de 8 a 17 hs, la entrada es gratuita. Se calcula que el tiempo de permanencia promedio es alrededor de 3 horas, aunque los foodies podrán decir que es un lugar para pasar el día entero (y con toda razón). 

Muestrario de bocadillos de pastelería clásica
Muestrario de bocadillos de pastelería clásica

El mercado cuenta con diferentes áreas de interés: Three Crown Square, es la zona comercial de productos frescos, como frutas, carnes, pescados y quesos; el Market Hall, donde se ofrecen degustaciones y talleres de comida; y los puestos de comida callejera al sur de Southwark Cathedral, los cuales ofrecen un muestrario de lo más variado de comidas étnicas. 

¿Qué se puede comprar en Borough Market?

La respuesta es simple: ¡de todo! Salchichas alemanas, quesos franceses, hongos exóticos, pastelería centroeuropea, vinos espumantes británicos, chacinados de ciervo y jabalí, chocolates artesanales, hogazas de todo tipo de panes, guisos etíopes, jugos détox, hamburguesas gourmet, wraps de cordero al estilo asiático, frutas y verduras orgánicas, carnes al curry verde, tacos mexicanos, y la lista es interminable. En síntesis, quienes visitan Borough Market pueden disfrutar de una experiencia culinaria inolvidable y, lo más importante, que está al alcance incluso de los presupuestos más modestos. 

Después de unas cuantas horas de dar vueltas por allí y degustar todo lo que mi estómago y bolsillo me permitieron, decidí emprender el regreso, satisfecha de haber pasado un día de mi vida en este rincón multicolor de Londres.

Tortas y pasteles tradicionales de Europa
Tortas y pasteles tradicionales de Europa

Me había convencido que los mejores momentos de un viaje jamás se planifican, simplemente se dan naturalmente.  Que la comida siempre nos une, estemos donde estemos. Que, como dice un refrán, el gusto está en la variedad. Qué, en palabras de Henry Miller, “un destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. Que nada mejor que conocer un destino a través de la comida de quienes lo caminan todos los días.   

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here