Carta del lector. Mi viaje a Iruya

 

Por Marisa Malatesta (*) Especial para Revista Latitud

Siempre soñé con conocer Iruya, y el sueño se hizo realidad.
Partimos desde Humahuaca en el micro que une ambas localidades, muy temprano por la mañana, era mayo y hacía frío. Grande fue  mi sorpresa, cuando durante el viaje subieron al mismo,  niños con guardapolvos blancos, mochilas, gorros con orejeras y abrigos coloridos, iban a la escuela, y así cubrían diariamente ese trayecto. Bajaron en un pueblito en medio de las montañas, algunos se despidieron saludando con sus manos .

Nosotros continuamos el recorrido entre curvas y precipicios, admirando la destreza de manejo del chofer, realmente un trayecto complicado para transitar.  Al llegar, pude ver el pueblo de Iruya, mágicamente colgado de las laderas de montañas rocosas y mi emoción fue intensa. Inmediatamente salí de la terminal de ómnibus, crucé el puente peatonal y realicé  la tan esperada fotografía del pueblo con su Iglesia impecablemente pintada de amarillo. Todo fue mágico, Iruya se quedó en el tiempo al abrigo de las montañas, sus calles empedradas, su estilo colonial y su gente así lo demuestran. Al mediodía comimos en un comedor, casa de una familia lugareña, atraídos por el exquisito olor a comida casera.

 

Luego seguí recorriendo sus calles, tomando muchas fotografías y a las 15,30 horas tomamos nuevamente el micro que regresaba a Humahuaca. Lamento no haber pasado una noche allí, como me lo recomendaron unos amigos fotógrafos, pero quizás este, sea un buen motivo para regresar. 

Comentarios

  1. Excelente descripción emocional , tal como si la autora estaría narrando su vivencia ,mientras observo los detalles de las fotografías q ilustran tanto el texto como el lugar , despertándome la curiosidad de caminar por el lugar.

  2. Hola soy Valeria de Buenis aires y a mi me paso lo mismo , ese fue el motido que volvi a ese pueblito tan bello , con gente muy amable . Paminar x el pueblto de no noche y charlar con gente grande y con chico adolecentes muy respetuosos amo IRUYA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here