Así se siente el fin del mundo

Así se siente el fin del mundo

Por Sebastián Romero especial para Revista Latitud

En 2017 viví un atardecer en playa larga, entre mate y amigos, sentí que cerrando los ojos podía ver mejor que nunca. Alejado del cemento, despojado de pensamientos, abrazado por la montaña, así me sentía.

Podría aprender mil idiomas, pero las palabras para definir su paisaje no existen.  Sobresalientes y fuertes sobre tierra, las raíces parecen las venas del bosque, y desde allí, es que el lugar simplemente te lleva a destino. ¿De qué podría uno quejarse? Si luego de un último paso, la Laguna Esmeralda asoma rodeada de un bosque color Fuego de otoño. ¿Qué podría preocuparme ? Si el Monte Olivia me regala a la luna posando sobre su pico, para contemplar un atardecer.

Así se siente el fin del mundo

 

Ya no es inalcanzable el horizonte, lo sagrado está en la armonía de la montaña, en en el corazón del parque el Lago Acigami, en el centro de la ciudad el cerro del Medio, donde tendrás que agacharte para no chocarte con el cielo al llegar arriba. Embarcar hacia el faro es ir acompañado de ballenas, asomando en su inmensidad brevemente para dejar un nudo en la garganta y ojos brillosos, lágrimas de emoción que aún reflejan su libertad…cada día, cada hora, cada cielo, cada paso el lugar es distinto, siempre más sabio, más infinitamente único.

Así se siente el fin del mundo

 

Al conocer sus densos bosques ya no vale la frase » parece de cuento el lugar » sino que al leer un cuento uno diría » parece Ushuaia !! » demasiado real, demasiado humano, es solo sentir. En un terreno tan inmenso, no hay lugar para lo cotidiano.  La vida sucede alrededor tuyo en las montañas, en lo salvaje del viento, en sus mantos blancos cubriendo sus picos en inviernos donde el paisaje se viste de blanco y transmitiendo en cada mirada la paz de su color.

Así se siente el fin del mundo

 

¿Vivieron el caminar por el Valle de Andorra ? ¿Probaron elegir alguno de sus caminos para ir a la Laguna Encantada o a la Laguna de los Témpanos donde los espera un glaciar junto a ella ?

¿Se aventuraron a la Laguna del Caminante? ¿Los recibió el lugar con el premio más bello por haber caminado horas ?

¿Experimentaron la fuerza del Canal de Beagle mientras buscan la foto perfecta en Estancia Túnel ? ¿Probaron su valentía al intentar cruzar por sobre un tronco el río encajonado? ¿Se detuvieron al transitar la ruta, en el Paso Garibaldi ?

¿Saben ya que podrían estar horas viendo las piedras a través del agua, que el cielo se refleja con pinceladas perfectas sobre el agua ?  Tal vez suene cansador, pero siempre está  el agua de deshielo para compensar cualquier andar agitado.

Ahí, en el fin del Mundo, descubrí  como se expresa el alma …ella suspira por su paisaje con la fuerza del viento, fluye con el rumor del agua…

 

Así se siente el fin del mundo

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.