Bañado la Estrella, Formosa

Bañado la Estrella, Formosa

Por Manon y Geoffrey especial para Revista Latitud

Hola, somos Manon y Geoffrey, dos francesitos que aman recorrer cada rincón del mundo y conocer su gente. Tenemos una gran sed de aventuras. En nuestro tiempo libre hacemos fotografía y nos gusta compartirlas. Por eso decidimos crear un blog de viajes, L’Odyssée des Renards (La Odisea de los Zorros), donde mostramos quienes somos y qué hacemos.

Cuando estábamos preparando nuestro largo viaje a Sudamérica desde Francia, nos dijimos que realmente queríamos descubrir lugares inusuales, remotos, poco conocidos y, sin embargo, increíbles. Mientras que investigábamos en internet sobre este tema nos encontramos con el blog de un biólogo que ensalzaba la rica flora y fauna del Bañado la Estrella. Fue un flechazo instantáneo.

Bañado la estrella

Pues allá, después de un mes y medio de viajar por las carreteras sudamericanas, llegamos a la hermosa ciudad de Humahuaca con algunas dudas y una pregunta: ¿Cómo cruzar Argentina de oeste a este? La idea era llegar a Buenos Aires. Todavía teníamos ganas de ir al Bañado pero significaría un  desvío significativo, «solo» por este lugar.

Esa misma noche las estrellas se alinearon y el destino se encargó del resto. Conocimos en nuestro hostel a Karina, una jovial mujer que vivía en… Las Lomitas. Las Lomitas no es otra cosa que la ciudad de partida de el Bañado la Estrella, Increíble!. Después de algunas discusiones y despejadas todas las dudas cruzamos el Gran Chaco para llegar al Bañado la Estrella, no importaron los kilómetros.

Karina como una buena Argentina con un gran corazón se encargó de todo! Luis, su amigo, nos recogería en el hotel que nos había reservado. Y aquí estábamos, acercándonos al lugar tan esperado. Antes de contarles cómo nos maravillamos delante de la belleza de este lugar, déjanos contarle su historia.

Bañado la estrella

Hace 60 años que el Río Pilcomayo, un largo arroyo que nace en Bolivia y sirve de frontera entre Paraguay y Argentina, decretó de repente salir del cauce para… nunca volver! Como resultado, inundó con sus aguas una parte completa de esta región en Formosa, en el noreste de Argentina. Se convirtió entonces en el tercer humedal más grande de Sudamérica. Entre sus víctimas sumergidas había un pueblito llamado La Estrella, que dio su bonito nombre al nuevo Bañado.

En su infernal torrente, el río se tragó un espacio poco preparado para grandes cantidades de agua, una zona semiárida, donde toda la naturaleza se encontraba completamente al revés. Acababa de crear un nuevo ecosistema compuesto por palmeras y otros árboles quienes, ahora, tienen los pies en el agua. Algunos de ellos han sobrevivido, otros no, lo que da a este paisaje un encanto sin igual..

El lugar no es tan profundo, solo 1 o 2 metros de agua separan la superficie del fondo, un verdadero paraíso para las aves pescadoras y un lugar increíblemente rico en fauna. Anacondas, yacarés, carpinchos, tapires y también todo tipos de aves la pueblan. Quieres ir? Nosotros también, pero no solos! Conozcamos a Walter, nuestro guía barquero…

Bañado la estrella

Es en una canoa con este feliz hombre que nos deslizamos sobre las tranquilas aguas del Bañado, con toda serenidad. Asistimos a un amanecer sublime con el espectáculo del despertar de la naturaleza. Observamos con asombro cómo las sombras de cientos de pájaros se mueven en este deslumbrante cielo anaranjado. Es mágico. Y esas palmeras en el agua con sus perfectos reflejos ¡uf, qué momento inolvidable!. Walter nos explica muchas cosas sobre los animales, las estaciones y la vida. Nuestro tiempo a su lado se fue volando.

Ha llegado el momento temido de decir adiós. Pero el día no ha terminado para nosotros, Luis nos tiene preparado algo más.

Por la tarde nos dirigimos a un pueblito creado por la gente de Sudamérica, no europeos, llamado Campo y Cielo. Campo y cielo. Definitivamente tienen talento para asignar nombres encantadores. Ese pueblito también fue víctima de la inundación del Pilcomayo y tuvieron que reconstruirlo completamente.

Bañado la estrella

Una mujer y su madre nos acompañan por el bosque y nos cuentan de camino su forma de vida, sus costumbres y nos muestran sus artesanías. Nos hablan de los árboles y sus recursos… Por ejemplo, hay uno que facilita el aborto, eso me parece increíble… Hay otro que ayuda a recuperarse de una borrachera ¡ese puede ser muy útil!. Este bosque por el que caminamos fue durante mucho tiempo una vasta llanura de hierba. Fueron el viento y los animales los que lo transformaron, una locura. Bebemos sus palabras. Para terminar esta caminata informativa, ¿Qué mejor manera que cruzarnos con un tapir? Qué suerte tenemos aquí, Luis no ve uno desde hace 10 años. Cruzó el camino así, en silencio. Nos quedamos callados.

El día está llegando a su fin y Luis ha planeado una última parada para admirar el atardecer en el lado más desolado del Bañado, donde los cormoranes reinan supremos, posados ​​en árboles muertos. Y es en este bello paisaje donde decimos adiós al Bañado la Estrella … Todas las cosas buenas llegan a su fin, no es así?

Bañado la estrella

Gracias a todos por leernos, esperamos que hayan disfrutado viajar con nosotros en el magnífico Bañado la Estrella.

Geoffrey y Manon (Los Zorros)

 

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here