Inicio Blog

Refugio Frey: una aventura de altura

0
Refugio Frey

Una aventura de altura

Por Agostina Garnica en especial para Revista Latitud

Refugio. Del lat. refugium. Estructura construida en una cumbre o en un sitio ubicado a gran altura para brindar amparo a los  viajeros o montañistas. Esta es la definición de lo que es un refugio según un diccionario. Pero quiero contarles que desde que estuve en el refugio Frey, hay muchas más cosas por decir de lo que es un refugio. Es que ahí todo es buena vibra.

Antes de ir a lo que les adelanté, voy a empezar por el principio. 

Refugio Frey

El refugio Emilio Frey

Está ubicado al pie de la aguja Frey, rodeado de torres y agujas rocosas y a orillas de una laguna, a 1700 metros sobre el nivel del mar. El nombre es un homenaje al ingeniero Emilio Frey. 

El día anterior a conocer este increíble e inimaginable lugar, no teníamos programado que visitar. Así que se nos ocurrió hablar con Isabel, una excelente y amable recepcionista del hotel en el que estábamos alojándonos. Le contamos que no teníamos planes y nos dijo: “Sin dudas, vayan al Frey. Es un lugar que no se pueden perder”. Así que decidimos seguir su consejo.

A las 8 am del día siguiente, estábamos esperando el colectivo 20 que nos llevaría a nuestra próxima aventura. Lo tomamos en una parada céntrica y nos dejó justo en la base del cerro Catedral. Desde la parada caminamos unos 300 metros por la playa de estacionamiento y  pudimos ver un gran cartel de madera que daba comienzo al camino de subida al refugio. 

Todo está muy bien señalizado, con flechas y también con círculos rojos en las piedras que te van indicando el camino. Durante las cuatro horas que nos llevó la subida, nos encontramos con paisajes de cuentos de hadas. Es que no encuentro mejor forma para describirlos: Todo era perfecto. Subidas y bajadas. Puentes, algunos más grandes y otros más chicos donde pasaban cursos de agua increíblemente transparentes. Puntos panorámicos para ver el Lago Gutiérrez, flores de todos los tamaños y colores, aves reposando y otras volando. Árboles petrificados por la ceniza que expulsó el volcán Puyehue allá por el año 2011.

Refugio Frey

Nos encontramos también con un hermoso perro negro en el inicio, que pertenece al refugio. Llevaba un collar de cuero marrón con su nombre y acompañaba a todos los que estábamos haciendo el camino. Nos cruzamos con viajeros adultos, viajeros jóvenes, viajeros hablando diferentes idiomas y hasta familias enteras con niños. Nadie se conocía con nadie, pero todos nos saludábamos. Corrían el hola y el chau por todos lados, también las típicas preguntas que daban inicio a charlar: ¿Hace cuánto caminan? ¿Cuánto falta para llegar? lo que hacía más ameno el camino.

De camino descubrimos miles de cascadas, algunas con más agua que otras pero todas eran mágicas. Paramos a descansar, llenamos nuestras botellas de agua natural y nos sentamos a orillas de una, mientras nuestro compañero perruno se bañaba.

Antes de llegar, hay una parada intermedia con mesas y bancos donde podes quedarte.

Refugio Frey

Y por fin llegamos a la cima, donde nos recibieron muy bien. Observábamos la destreza de los escaladores sentados en una roca mientras comíamos una excelente pizza y unas empanadas que preparan en el refugio.

Más tarde, nos sentamos en frente de la espectacular laguna de color verde y azulada que lleva el nombre de “Laguna Toncek”, tomamos unos ricos mates con agua calentita que nos dieron en el refugio. En este lugar todos están a favor de cuidar nuestro planeta. Así que nos propusieron darnos agua caliente y no a cambio de dinero, sino a cambio de que cuando emprendiéramos nuestra bajada, nos lleváramos dos bolsas de basura para tirarlas en los cestos. Así fue, por supuesto. Unas horas más tarde ya estábamos de regreso y las bolsas en su lugar correspondiente. 

Subimos y bajamos en el día porque al otro día seguíamos nuestro recorrido. Sin pensar que las expectativas que teníamos del lugar se iban a superar. Y sí que nos equivocamos! Con una carpita nos hubiésemos quedado más tiempo. Disfruté increíblemente de todos los paisajes y la energía que hay en todo, te renueva. 

Agostina Garnica

No se puede explicar con palabras lo que se vive. Los invito a que luego de leer esto, cierren los ojos y se imaginen en ese lugar. Yo me imagino sentada frente a la laguna, rodeada de amigos y de montañas, algunas con un poquito de nieve. También me imagino observando las miles y miles de estrellas. 

Porque los mejores viajes se viven tres veces: Cuando los soñamos, cuando los vivimos y cuando los recordamos.

Viaje a Jericoacoará

0
Viaje a Jericoacoará

Viaje a Jericoacoará, Nordeste de Brasil, Enero de 2018

Fotografía y texto de Ezequiel Rivera para Revista Latitud

La llegada

El avión aterrizó en el aeropuerto de Fortaleza de madrugada, donde una 4×4 nos esperaba, reservada previamente desde Buenos Aires. Es que no hay otra forma de llegar a la Villa de Jericoacoará que atravesando las dunas y médanos del extenso Parque Nacional.

300 km separan a la ciudad de Fortaleza de Jericoacoará, así que una vez acomodado el equipaje seguimos viaje. Atravesamos la enorme masa urbana en la noche nordesteña, y algunos cuantos poblados hasta llegar a Jijoca. Esta es la última ciudad antes de que la camioneta se adentre en el parque nacional siguiendo rutas naturales entre las dunas. 

Durante el tramo final de un recorrido aventura que duró un par de horas, la camioneta avanzó por la playa buscando la vera del mar, donde la arena mojada le permitía mejor agarre. 

En la noche, la primera visión que tuve del mar de Jeri fue bajo las luces de la camioneta, que buscaba la arena seca cuando el agua se venía: imágenes que nunca olvidaré.

Comenzaba a amanecer cuando llegamos a Jeri, mientras la villa retoma lentamente el ritmo de su actividad.

La Villa

Con una población de 20.000 habitantes, la Villa de Jericoacoará se caracteriza por la vida de playa al ritmo del turismo, pero basta caminar unas pocas calles adentro para experimentar otro ritmo, más autóctono tal vez, reflejado en el saludo de la gente o en los puestos de comida casera típica.

Aunque la cantidad de gente que recibe Jeri en enero no es poca, el espacio es amplio y se percibe la fuerza de la naturaleza virgen preservada, un poco por la dificultad de acceso y otro poco por la decisión comunitaria de mantener a raya la urbanización voraz.

Jeri es amplio. Me refiero a las grandes dunas, a la playa y al mar, por supuesto, pero también a la turismo que la visita y cómo convive.. 

Viaje a Jericoacoará
Rua principal a la altura de la plaza

Las calles son naturales, de arena, donde quedan grabadas las huellas de los movimientos y los surcos que deja el agua que busca el mar cuando llueve.  

Las que se dirigen en dirección al mar pueden transitarse en vehículos, pero no las calles transversales, que están reservadas exclusivamente para el tránsito peatonal. Algunas de estas calles son muy estrechas, generando pasadizos de trazado orgánico que acentúan la belleza natural del lugar.

Según mi experiencia, en cualquier momento del día o la noche se puede caminar tranquilamente por las calles del lugar, aún en las zonas más alejadas.

Año Nuevo, Luna llena

Una muy buena decisión tomada al azar, o al menos sin prever conscientemente lo mágico que me sería, fue recibir el Año Nuevo en Brasil, en la playa de Jeri. Sin habérmelo propuesto especialmente estaba allá el último día del año, en un momento en que todo se cuadraba para celebrar.

Como dije, Jeri es una aldea pequeña de ritmo caribeño, pero durante la noche de año nuevo la playa principal se transformó en un campo de la Creamfields sembrado de gente vestida de blanco, iluminada por la luna llena y algunos fuegos artificiales majestuosos, propios de la gran ciudad.

Un enorme escenario se elevaba a lo lejos y sobre él, uno tras otro fueron desfilando diferentes músicos electrónicos que nos ponían a bailar. No me confieso amante de la música electrónica, ni siquiera había escuchado antes electrónica brasileña, pero aquello, tal vez por el contexto, resultaba una experiencia hipnótica. El mar iluminado por la intensa luna llena se escuchaba a lo lejos pero resultaba imposible distinguir dónde comenzaba sin acercarse hasta él. Las nubes blancas pasaban atravesando el cielo al ritmo de un viento marino templado, como sincronizadas con la gente vestida de blanco que recorría la playa.

La playa y el mar

La playa del centro de Jeri es una explanada verdaderamente extensa y el mar, bien puede llegar hasta las calles del pueblo como estar retraído unos 100 mts o más, según las mareas, pero siempre lo vi relativamente manso y tranquilo. Una de las cosas que más me impresionó de Jeri fue el mar.

Durante las 2 semanas que estuve por allá pude ver condiciones climáticas variables: atardeceres esplendorosos, todos los días, la luna llena iluminando la playa, cielos marinos amenazantes, algún aguacero tropical intenso y pasajero, pero el mar, como una potencia amigable, siempre tocaba la costa con cuidado. 

Al contrario de lo que ocurre en muchas playas del sur y centro de Brasil, en donde los morros llegan a la costa y el mar se hace profundo rápidamente, aquí la playa se prolonga en un llano que continúa, de manera que es posible adentrarse bastantes metros mar adentro y seguir de pie.

Viaje a Jericoacoará
Botes en la playa de Jericoacoará

Los desplazamientos del mar, sincronizados por las mareas, hacen que en la extensión de la playa se produzcan espejos de agua en donde la inmensidad del espacio se duplica, y al caer la tarde, caminar por las aguas se transforma en un espectáculo corriente.

Si recorremos la línea de la costa en un mapa, veremos que Jeri está orientada hacia el norte, una dirección poco frecuente en la costa brasileña. También está de cara al mar abierto, mirando hacia el profundo Atlántico Norte. 

Esta disposición es frecuente en otras muchas ciudades costeras de Brasil, como la Isla de Itaparica, por ejemplo, que mira hacia el norte en la Bahía de Todos los Santos en Salvador, pero en este caso no estamos frente al mar abierto. Algo similar ocurre en el Morro de São Paulo.

Como fotógrafo, me preguntaba yo si estas condiciones sumadas a la proximidad del Ecuador, serían las responsables de la iluminación espectacular que siempre caía sobre la Villa.

Duna do Por do Sol

Uno de los rituales característicos en Jeri consiste en trepar a la Duna de Por de Sol para ver el atardecer, cuando el astro se sumerge en horizonte tiñéndolo todo mientras la gente aplaude, un espectáculo conmovedor que se repite cada día.

Esta duna enorme se eleva junto al mar a algunos cuantos metros del centro de la villa, hacia el norte, y hay que atravesar la extensa playa principal para comenzar a subirla.

Detrás de la Duna do Por do Sol se forma naturalmente una laguna de agua de mar, que suele ser la elegida por los kiters para surfear, también es zona de cuatriciclos y Buggys, sin dudas el transporte más adecuado para esta región.

Viaje a Jericoacoará
Duna do por do Sol al atardecer

Sin dudas esta duna es la que le confiere a Jeri su imagen icónica, pero existen innumerables dunas similares en esta geografía, que en muchos casos contribuyen a formar lagunas naturales de agua dulce donde el azul profundo del cielo ecuatorial se refleja.

Algunas de estas hermosas lagunas de agua dulce forman parte de los atractivos turísticos de Jeri, pero debido a la distancia a la que se encuentran se las puede visitar solo en transporte.

La Lagoa Azul o la Lagoa del Paraíso, cuentan con servicios gastronómicos y espacios recreativos que ofrecen los servicios básicos para pasar el día, opciones que pueden resultar interesantes cuando priorizamos el descanso.

Pedra Furada

Otro paseo recomendable para hacer en Jeri es la visita a la Pedra Furada, una gran piedra horadada por el mar que se eleva en la costa, semi sumergida, a algunos kilómetros del pueblo en dirección al sur.

En esta zona del nordeste brasilero, los morros muestran características similares a los cerros andinos de la Quebrada de Humahuaca, donde el clima árido promueve la vegetación espinosa, y arenosa en este caso, y las rocas presentan colores tan hermosos que uno las va juntando al caminar.

Pedra Furada
Pedra Furada

Hay 2 maneras de llegar por tierra hasta la Pedra Furada: El camino convencional elevado de la costa, de arena, pero trazado sobre un morro. El otro es el camino para aventureros, donde se sigue la costa del mar y resulta necesario ir sorteando accidentes marinos naturales. Definitivamente recomiendo la segunda opción, pero todo depende de nuestras preferencias y, sobre todo, de nuestro estado físico.

Si optamos por la segunda opción, resultará indispensable tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes para planear el paseo. En primer lugar y por sobre todas las cosas el flujo de la marea, ya que una vez que emprendamos esta ruta no podremos escalar los acantilados. Mejor no imaginar la situación de que una crecida del mar nos tome por sorpresa.

Esta caminata puede durar un par de horas y una vez en el camino solo tendremos la opción de avanzar o volver por él. 

Existe información oficial sobre el movimiento de las mareas que podemos consultar previamente.

Las otras cosas sumamente importantes a la hora de emprender cualquier travesías de a pié por estas latitudes es el suministro de agua fresca y la adecuada protección para el sol, que sobre todo en las horas próximas al mediodía cae implacable.

Cerrote

El camino llano que lleva a la Pedra Furada comienza en el Cerrote: un morro de piedra y arena que se eleva al sudeste del pueblo. Este lugar está muy poco concurrido al atardecer, cuando los paseos terminaron. Lo recomiendo especialmente a quienes gusten tener una vista panorámica hermosa no convencional de la costa y sus actividades. Para quienes se animen al madrugón extremo, también se puede contemplar la salida del sol, el momento especial en el que la toda Villa comienza a iluminarse.

Anochecer en el cerrote
Anochecer en el cerrote

La despedida

En principio, para un espíritu aventurero e inquieto, la idea de pasar 15 días de playa en una pequeña villa de mar alejada de todo puede sugerir el fantasma del aburrimiento, y aunque este es un terreno bien subjetivo, casi puedo asegurar que no será el caso de Jericoacoará, un verdadero paraíso natural al que cuesta llegar, pero menos de lo que cuesta partir.

El Lago Inle, la ciudad flotante de Birmania

0
Lago Inle

El Lago Inle, la ciudad flotante de Birmania

Por Federico Petrocco especial para Revista Latitud

Ya estaban llegando los últimos días de agosto cuando viajamos al Lago Inle.
Si bien el viaje completo por Myanmar estaba planeado de ante mano, poco sabíamos de esta etapa a mitad de nuestra ruta.
Inle es un lago de agua dulce, situado en las montañas del Estado de Shan, al este de Birmania.
La ciudad más cercana al Lago en sí es Nyaung Swe, donde los viajeros pasan las noches cuando visitan esta zona. Ahí es a donde nos dirigimos.

Lago Inle

Tomamos un bus desde Bagan durante la noche. El viaje duró unas 10 horas, pero la calidad del camino y lo rústico del autobús lo hicieron sentir como 15. A juzgar por lo ya conocido, habíamos armado una imagen mental de que lo que encontraríamos al llegar sería de extrema pobreza. Para nuestra sorpresa no hubo nada más lejos de esa realidad. Dicen que los viajes sirven para romper los prejuicios, y así fue. No era la ciudad más próspera pero tenía de todo y, a diferencia de Yangon, era mucho más pintoresca.

Lago Inle
En Nyaung Swe la gente vive principalmente de dos actividades, el turismo y el cultivo y tejido de loto.
Esta última actividad es la que da sentido a la ciudad flotante del lago Inle, puesto que el Loto se cultiva sumergido.

Lo primero que hicimos después de instalarnos en el hotel fue salir a buscar un bote que nos llevase a recorrer este inmenso lago.
Los precios eran todos similares entre si, así que contratamos al primero que nos habló con aparente sinceridad.

El puerto de donde salían era más bien un conjunto de muelles rústicos. Desde allí tendríamos que navegar aproximadamente 20 minutos hasta la ciudad flotante.

Lago Inle

Al principio el paisaje era bastante ordinario, sólo se veían juncos, cañas y muchas algas, pero poco a poco comenzó a volverse interesante.
Lo primero que vimos fue a los pescadores, que con sus redes cónicas y su particular forma de remar ponen al viajero en la situación del lugar.
Cruzamos a un par de ellos y algunos, acostumbrados a los turistas, posaban con sus redes en posturas seudo acrobáticas.

Lago Inle

Unos metros más adelante fueron apareciendo una a una las primeras casitas. Todas de madera, con algunos colores desteñidos por el sol y la humedad. Se le llama ciudad flotante pero en realidad ahí sólo flotan los botes. Los casas se elevan con largos pilotes varios metros por encima del nivel del lago, y algunos caminos de cemento que hacen las veces de sendas peatonales.
Las calles son canales al estilo Venecia y por ellas transitan los botes, de todos los tipos y colores.
En el recorrido preparado para el viajero no se conoce la totalidad de los Pueblos flotantes, sino algunos puntos específicos de actividades particulares.

Lago Inle

La visita típica incluye las casas donde se fabrican joyas y artesanías y otra que trabajan cigarros saborizados regionales. Se puede visitar también una especie de feria de artesanos, que venden principalmente objetos como paraguas, remeras, mapas, dibujos y algunos objetos antiguos. Por sus dimensiones y la dinámica de venta con regateo, esta feria merece una considerable inversión de tiempo.
Lo más destacado de la visita a Inle se reserva para casi el final, los talleres donde se manufactura la seda de loto. La antesala son los jardines del lago, que son parcelas de agua donde se cultiva el Loto, la materia prima para la producción de la seda.
Se muestra primero el proceso de hilado y acopio del material, para seguir por la manufactura y finalmente, las tiendas que exhiben y venden el producto terminando.

Viaje a Birmania

Birmania es un país budista casi en su totalidad y los pueblos de Inle no son la excepción. A lo largo de nuestros viajes por Asia conocimos templos budistas de todos los formatos posibles, pero nunca uno suspendido sobre el agua como el que encontramos en Inle. Los frescos pisos de piedra o mármol, típicos en este tipo de templos religiosos, se remplazaban en este por otros de madera bien pulida. Una verdadera rareza que se entiende como tal después de conocerla.

Viaje a Birmania

Una vez recorrido el lago ya no queda tanto para hacer en la zona.
Nosotros elegimos sin embargo dedicarle unos días de más, aprovechando la tranquilidad del pueblo como pausa en medio del viaje.
Un masaje Birmano, comidas típicas del lugar y un paseo en bicicleta por los campos de los alrededores de Nyaung Swe dieron a esta parada el marcó de individualidad que nosotros solemos buscar en nuestros viajes por Asia.

Noruega y sus maravillosos fiordos

2
noruega fiordos

Noruega y sus maravillosos fiordos

Por Clara (la viajera extremeña) especial para Revista Latitud

Este fantástico país es uno de esos lugares que se te quedan grabados, de los que antes de irte ya estás deseando volver.

Sus espectaculares paisajes naturales son uno de sus grandes reclamos turísticos, además de las encantadoras ciudades, que guardan entre sus muros impresionantes leyendas de la época vikinga.

Hablar de Noruega es hablar de naturaleza en estado puro, de impresionantes cascadas, paisajes de ensueño y por supuesto los increíbles fiordos, Patrimonio de la Humanidad.

La mejor época del año para visitar este enclave nórdico es durante la primavera y el verano, ya que las temperaturas son más llevaderas y no hace tanto frío como en invierno. Igualmente es recomendable llevar algo de ropa de abrigo, en Noruega el frío no se hace desear en ninguna estación.

noruega fiordos

Los fiordos

Los fiordos son brazos prolongados de los mares, que a menudo alcanzan grandes distancias tierra adentro con majestuosos acantilados alzándose a sus lados.

Se formaron hace millones de años, cuando el agua del mar comenzó a irrumpir en las zona de glaciares, que al derretirse rompieron las formaciones montañosas creadas bajo el nivel del mar.

Una de las mejores opciones para poder admirar toda la grandeza de los fiordos es hacer el recorrido en crucero, resulta toda una experiencia navegar por entre ellos.

En Noruega hay más de mil fiordos, pero yo os voy hablar de los más espectaculares, dignos de postales y que no podéis dejar de visitar.

Empezaremos nuestro recorrido por el Geirangerfjord, es una rama del Storfjorden que mide unos 15 km de longitud y tiene una anchura máxima de 1,5 km.

Por su singular belleza y cercanía a lugares de interés, es uno de los más visitados del país.

noruega fiordos

HELLESYLT

Es un pequeño pueblecito de tan solo 300 habitantes, un lugar idílico situado en la ladera de la montaña.

Una de sus grandes maravillas naturales se encuentra en el corazón del pueblo, la hermosa cascada de Stigfossen.

A poca distancia de Hellesylt se encuentra también el lago de Hornindal, de aguas cristalinas. Con una profundidad de 514 metros (1686 pies) es el lago más profundo de Europa.

GEIRANGER

Es otro pequeño pueblecito muy pintoresco y turístico, situado al final del fiordo de Geirangerfjord. 

Se encuentra rodeado de montañas verdes, picos nevados y cascadas, algunas de ellas las más impresionantes de Noruega, como la cascada de las Siete Hermanas.

Uno de sus grandes atractivos es subir por la Eagle Road. Esta carretera tiene 11 curvas y justo en la última hay un mirador desde el cual se obtienen unas fantásticas vistas de la cascada y del pueblo de Geiranger con el fiordo de fondo.

Esta carretera termina en el Monte Dalsnibba, que se encuentra a 1500 m sobre el nivel del mar y otro impresionante puto de vista de los fiordos.

Otro lugar que no os podéis perder es la denominada carretera de los Trolls o Trollstigen. Son alrededor de 106 kilómetros por una carretera serpenteante, que atraviesa el paisaje del oeste de Noruega con impresionantes vistas de escarpadas laderas, cascadas, profundos fiordos y fértiles valles.

Siguiendo nuestro recorrido llegamos a el Sognefjord, considerado la puerta de entrada a los fiordos. Es además el más largo y profundo de toda Noruega.

noruega fiordos

BERGEN

Dentro de este fiordo es una de las visitas más importantes. Una fantástica ciudad, la segunda más grande de Noruega, que en su día fue la capital del país y una de las grandes ciudades comerciantes del norte de Europa.

Uno de sus enclaves más importantes y bonitos es el Muelle Bryggen. Sus increíbles casitas de madera con vivos colores hacen que el lugar sea muy llamativo para el turista.

En otra época estas eran las casas de los antiguos comerciantes, ahora son restaurantes y tiendas de artesanía.

Muy cerquita de este lugar se encuentra el maravilloso mercado del Pescado, donde puedes degustar alguno de los ricos platos noruegos a base de salmón.

La iglesia Vikinga

La iglesia Vikinga de Fantoft, en las afueras de la ciudad, es otra de las visitas obligadas. Se llega a ella a través de un precioso bosque. Merece mucho la pena ser visitada, ya que no quedan muchas iglesias de estas en el país y aunque ésta es una réplica, da una idea de lo espectaculares que eran.

Antes de irnos de Bergen no debemos dejar de visitar el Monte Floyen. Se encuentra a 320 metros de altura y desde él se obtienen las mejores vistas de la ciudad.

noruega fiordos

La mejor manera para subir al monte es en el funicular llamado Floibanen, la bajada puedes hacerla por un sendero que transcurre por la ladera del monte, el que recomiendo por sus vistas.

Nuestro recorrido por la Noruega de los fiordos nos lleva por último al Lysefjord o fiordo de la luz, de 42 Km de longitud y 422 metros de profundidad.

La mejor forma de recorrerlo para admirar toda su grandeza es navegando con una de las vastas empresas que ofrecen este servicio.

Lysefjord es una atracción turística extremadamente popular en todo el mundo y una de las más importantes de Noruega, ya que en él podemos encontrar la famosa roca del  Preikestolen o también denominada el Púlpito, es una meseta de forma cuadrada, con una  caída vertical de 604 metros de altura que puede verse desde el fiordo. 

Todos los años vienen cientos de personas para subir a esta formación rocosa y así obtener unas panorámicas únicas..

Por último, pero no menos importante por ello, recomiendo visitar dos enclaves más, la cascada  Hengjanefossen, un espectacular salto de agua de 400 metros de altura y 

la meseta de Kjerag, con su famosa roca redonda, es otro famoso lugar turístico de este fiordo.

bergen

STAVANGER

Es la cuarta ciudad más grande de Noruega, hoy en día es la capital europea del petróleo y la energía. El sector petrolífero es la principal fuente de ingresos para los habitantes de la ciudad, lo que la ha convertido en un destino de negocios internacional.

Uno de sus principales atractivos es la ciudad vieja de Stavanger o Gamle Stavanger, que ofrece el asentamiento mejor conservado de Europa con más de 170 casas de casas de madera.

Es una auténtica maravilla perderse en estas calles empedradas y admirar lo bonitas que son estas casas. En el recorrido también podemos encontrar el museo de la conserva, único en su especie.

El puerto de la ciudad es otro de los epicentros claves para los turistas, con el buen tiempo los bares y restaurantes ubicados en los viejos almacenes portuarios, sacan sus terrazas a la calle. 

«Da gusto sentarse en uno de ellos y contemplar las casas blancas del Gamle Stavanger»

Muy cerca del puerto se encuentra la catedral. Es el edificio más antiguo de la ciudad y el más antiguo del país. De estilo románico normando y gótico, es la sede de la iglesia luterana.

La calle Øvre Holmegate o calle de los colores, es una de las zonas más famosas en Stavanger.

En 2005 sus fachadas, puertas y ventanas cambiaron su aspecto por colores alegres y llamativos como el amarillo, el fucsia, el morado y el azul.

Es la calle chic de la ciudad, repleta de cafeterías, teterías, librerías, tiendas de decoración y de moda.

Una visita muy interesante que no os podéis perder relacionada con su pasado vikingo, es el monumento Sverd i fjell. Son tres espadas que miden 10 metros de alto y están incrustadas en la roca de un cerro pequeño contiguo al fiordo de Hafrsfjord, a las afueras de la ciudad. Conmemoran la histórica batalla en la que el rey Harald unificó todo el país.

Este monumento también simboliza la paz.

Noruega es un país maravilloso desde varios puntos de vista. Su naturaleza, las pintorescas ciudades y su grandioso pasado vikingo, introducen al viajero en un épico viaje al pasado nordico.

Te animo a conocerlo, estoy muy segura que quedarás impresionada de todo lo que este país ofrece.

Road Trip por el sur de Francia

0
Road Trip por el sur de Francia

Road Trip por el sur de Francia

Por Alba Goti López de «La Hormiga Curiosa» en especial para Revista Latitud

Francia es por excelencia el país del amor, las baguettes, el vino, el queso… pero también de los campings, de la duna más grande de Europa, de los faros, de las ostras, los castillos, los viñedos y de infinitos pueblos de cuento. 

El verano pasado hice un “road trip” de cinco días por el sur del país en el que me enamoré rotundamente de éste descubriendo todos esos rincones maravillosos de los que hablo. ¿Quieres conocerlos tú también? Pues, adelante, pasa y lee.

Itinerario

  1. Arcachón – Saint Emilion: 1 h y 5 m
  2. Saint Emilion – Sergeac: 1 h y 46 m
  3. Sergeac – Saint Leon Sur Vezere: 9 m
  4. Saint Leon Sur Vezere – Rocamadour: 1 h y 23 m
  5. Rocamadour – Castelnaud la Chapelle: 1 h y 17 m
  6. Castelnaud la Chapelle – Beynac et Cazenac: 10 m
  7. Beynac et Cazenac – Bergerac: 1 h y 6 m
  8. Bergerac – Burdeos: 1 h y 22 m


Este viaje se ha centrado principalmente en la zona de Dordoña-Perigord, en Aquitania, aunque también se han visitado algunas partes de la Gironda, otra zona de Aquitania en donde se encuentra uno de mis lugares favoritos de Francia, la Bahía de Arcachon. Otra de las paradas del viaje incluye en la ruta a los Midi-Pyrénées, visitando uno de los pueblos más famosos de la región, Rocamadour.

Road Trip por el sur de Francia
Road Trip por el sur de Francia

Bahía de Arcachón

En esta zona se encuentra el famoso pueblo ostrícola de Gujan – Mestras, el propio Arcachón con sus bonitas casas y palacetes, Cap Ferret y su faro desde el que se obtiene una panorámica increíble hacia la Duna del Pilat, la duna de arena más grande de Europa y Ares con su antiguo molino de viento. 

Por cierto, es una zona ideal para pernoctar en un camping si te gusta ese tipo de aventuras, hay un montón y están muy bien equipados.

Saint Emilion

La llegada al pueblo es espectacular, entre campos de viñedos y Chateaux hasta que, de pronto, te cruzas de bruces con un pequeño vestigio de lo que fue el monasterio dominico del s.XII, ¡vaya bienvenida!  y esto es solo el principio, el pueblo te deja sin palabras. Lo mejor para visitar el pueblo es perderte entre sus callejuelas cámara en mano. Podrás contemplar lo bonito que son todos sus rincones y construcciones, entrar en las pequeñas tiendas artesanales y descansar tomándose un vino en la plaza central. 

El pueblo ofrece una amplia oferta en cuanto a restaurantes y bares. Si buscas algo económico y de calidad te recomiendo la pizzeria du Vieux Lavoir. Está céntrica y en ella podrás encontrar buena comida a buen precio. Las pizzas están buenísimas.

Road Trip por el sur de Francia
Saint-Emilion, Francia

Saint Leon Sur Vezere

Es un pequeño pueblo de bonitas calles y casas con bajos convertidos en talleres artesanales situado junto al río. Tiene una iglesia romántica que se encuentra en la plaza principal, cerca del castillo Clerans, en el centro del pueblo. La actividad principal en Saint Leon es hacer kayak río abajo, rodeando el pueblo hasta llegar al Chateau de Losse. Otra buena opción es pasear en bici por el pueblo, uno de los recuerdos más bonitos que tengo del viaje.

Sergeac

Saint Leon es un pueblo pequeño y puede ser complicado encontrar alojamiento allí, por ello la mejor opción es alojarse en Sergeac, un pueblo todavía más pequeño que se encuentra a 6 km de distancia. Merece la pena visitarlo solo por descansar en el Auberge  de Castel Merle, un hotel de cuento que parece la casa de la Cenicienta con unas vistas increíbles a Dordoña desde su terraza. 

Tanto si te alojas en Sergeac como en Saint Leon, recomiendo el restaurante L’Auberge du Peyrol. Se trata de una enorme casa de piedra de estilo francés con unas vistas impresionantes ubicado en Sergeac. La comida es de muy buena calidad y los precios son asequibles. Nosotros fuimos dando un paseo en bici desde el hotel, cruzando el pueblo como si estuviésemos en una película francesa antigua.

Rocamadour

Lo alucinante de este lugar es que el pueblo está tallado en la ladera de una montaña, totalmente en vertical, en una pendiente de 150 metros de la cima al suelo. Si estás en plena forma, puedes recorrer el pueblo subiendo y bajando escaleras, pero no te preocupes porque también hay ascensor. El pueblito se ve rápido, en el medio tiene una capilla que recuerda a la de Covadonga, en Asturias. En la base del pueblo, sus calles están empedradas, sus casas de estilo medieval y en la cima está la guinda del pastel, el castillo. 

¡Por cierto! Si eres un amante de los quesos, no puedes irte de este pueblo sin probar el queso de cabra, es algo típico del lugar.

Road Trip por el sur de Francia
Rocamadour, Francia

Beynac et Cazenac

Otra joya de la corona, un pueblo de postal que se alza en la montaña sobre el río. Si con los pueblos del Dordoña te quedas boquiabierto, con este te da un parraque. Su imagen desde el agua fue uno de mis momentos favoritos y por eso he escogido su foto como portada de esta entrada.  Cómo mejor puede conocerse el pueblo es a pata, subiendo por las callejuelas hasta la iglesia de Saint Martial, en lo alto.

Lo mejor para contemplar la belleza de este pueblo es hacerlo desde el río. Se ofrecen excursiones en gabarra, unas barcas típicas de Francia, en las que se hacen visitas guiadas por el río. El paseo cuesta 6,5 euros y dura media hora. También tienes la opción de hacer el paseo en kayak, hay diferentes empresas organizadas en distintos puntos a través del río.

Si esto te parece poco, hay otra forma todavía más molona de ver el pueblo… ¡Desde un globo aerostático! Sí, has leído bien, desde esta zona se ofrece esta actividad.

Road Trip por el sur de Francia
Beynac et cazenac

Castelnaud la Chapelle

Si visitas el bonito pueblo de Beynac, recomiendo alojarse en Castelnau du Chapelle, a 5 km de éste, ya que hay más opciones de alojamiento y es más barato. Además, allí se encuentra el imponente castillo Chateau de Castelnaud, y hay unas preciosas vistas al río Dordoña.

Bergerac

Es un pueblo con mucho ambiente, repleto de terrazas. El casco histórico está formado por casas estilo Bretaña francesa y calles empedradas. Fuera de éste puedes encontrar una gran calle de compras y una bonita catedral.

Bergerac
Bergerac, Francia

Burdeos

Qué decir de esta preciosa ciudad, todo en ella es bonito. Le llaman la pequeña París y no es para menos, en cada una de sus calles y edificios se respira elegancia. Puedes encontrar un sinfín de cafeterías con dulces típicos como los Canelé o Macarons. Mientras paseas podrás pasar por los puntos más destacados de la ciudad como lo son el Casco Viejo, la Catedral Gótica, la Puerta Cailhau, Rue Saint Catherine, el Gran Teatro, la Explanada de Quinconces… y, mi lugar favorito sin duda alguna, la Place de la Bourse. 

Esta plaza tiene unas vistas increíbles al edificio del Parlamento y está llena de vida. Es un lugar en el que los niños van a jugar y chapotear en el agua del suelo y en donde los adultos van a refrescarse y hacer fotos. Cada cierto tiempo salen chorros de vapor de agua y se llena de gente que acude a ver el espectáculo.

place de la Bourse, Burdeos
place de la Bourse, Burdeos

¿Qué hacer en Catamarca?

2
Qué hacer en Catamarca

¿Qué hacer en Catamarca?

Por Juani especial para Revista Latitud

El año pasado viajé a Catamarca, para mí siempre fue una provincia desconocida y fuera del circuito turístico masivo y tradicional. Lo que más había escuchado nombrar eran las Termas de Fiambalá, un complejo de aguas termales en el medio de la sierra donde sus aguas sanaban y trataban todo tipo de dolencias.

Pero al llegar al lugar descubrí mucho más que las termas. Me impresioné con sus paisajes montañosos y desérticos y sobre todo con su pasado y arquitectura. Por eso hoy te quiero contar un poco sobre tres caminos que puedes y debes recorrer si visitas Catamarca y en especial la zona de la sierra de Narváez.

Qué hacer en Catamarca

Ruta del Adobe

Comencemos nuestro recorrido con la Ruta del Adobe, uno de los circuitos más atractivos para recorrer, que comprende un tramo de la RN 60 entre Fiambalá y Tinogasta. A lo largo de este camino podemos encontrar diferentes construcciones realizadas íntegramente en adobe, una mezcla de barro, paja y estiércol que se deja secar al sol.

Esta ruta incluye una serie de capillas, oratorios, iglesias, ruinas prehistóricas y casonas que marcaron una forma constructiva propia de la geografía de esta región.

Sin lugar a dudas la más impresionante y atractiva es la Iglesia virgen de Andacollo de 1840, que queda en el paraje La Falda. El edificio es de estilo neoclásico, y su fecha de construcción se sitúa en la primera mitad del siglo XIX. Lo que impresiona de la construcción es la fundición que tiene con el paisaje creando una composición unificada y correlacionada.

Ruta de los Seismiles

Internarse en la cordillera para conocer las cumbres más altas de la región es otra de las tantas excursiones que podés hacer en Fiambalá. La ruta de los Seismiles es un recorrido donde a lo largo de sus 200 km sobre la RN 60, en sentido oeste, podemos ver diferentes volcanes y montañas de la cuales sus cumbres superan los 6.000 m.s.n.m

Qué hacer en Catamarca

Este recorrido comprende 20 cumbres, sin embargo pocas son visibles y accesibles. Entre ellas podemos encontrar el Nevado Ojos del Salado, con sus 6.893 metros es la segunda cumbre más alta de América después del cerro Aconcagua en la provincia de Mendoza. Otra de las maravillas que podemos conocer es el monte Pissis, cumbre que marca el límite provincial entre La Rioja y Catamarca, con sus 6.795 metros es la tercera cumbre más alta del hemisferio Sur.

Esta ruta siempre es recomendada hacerla con vehículos habilitados para todo terreno y con guías, ya que la altura es un gran factor a tener en cuenta, por lo que es necesario conocer la zona además de llevar oxígeno y equipo de rescate.

Campos de Escombros

Por último, uno de los imperdibles son las dunas o campos de escombros que son característicos de la geografía del Noroeste Argentino.

Qué hacer en Catamarca

Acceder a ellas es algo complejo, ya que se debe ir en sentido Norte desde Fiambalá hacia la localidad de Medanitos la cual es la puerta de acceso a las Dunas de Tatón.

Estas son consideradas las dunas más altas del mundo. En especial la duna Federico Kirbus con sus 1.230 metros. Su nombre hace honor al periodista, escritor e investigador argentino Federico B. Kirbus quien fue el descubridor de su valor.

En nuestro regreso hacia Fiambalá, podemos conocer la Duna mágica de Saujil. Ubicada en el pueblo homónimo, es de menor altura que las de Tatón, pero las vistas del valle y la cordillera de fondo invitan a uno a quedarse y contemplar la inmensidad del paisaje Catamarqueño.

Busca Los viajes de Juani en La web e Instagram 

Familia nómade

0
Familia nómade

Familia nómade

Por Mark, Stefy y Nora especial para Revista Latitud

Esta es la historia de Mark, Stefy y Nora …

Born2travel, una familia que viaja por el mundo con una niña de 4 años.

Mark (de Caserta, Italia) y Stefy (de Turín, Italia). Ambos afectados por el síndrome de la pasión por los viajes y, como se llaman a sí mismos, gitanos del mundo. Su vida antes de cruzarse no era muy diferente, porque cada oportunidad era buena para tomar la mochila e irse. Este también es el caso ahora con Nora, su hija de 4 años.

Antes de emprender una vida nómada, Stefy era educadora en el campo psiquiátrico, ahora es madre y viajera a tiempo completo. Marco, en cambio, es un controlador de vuelo que dedica todo su tiempo libre a cultivar esta inmensa pasión compartida con su familia.

Familia nómade
Bagan, Myanmar

Se conocieron en Sudáfrica en octubre de 2010 y no han dejado de viajar juntos desde entonces. Unos meses después de su reunión, pidieron una licencia y se fueron a un largo viaje al sudeste asiático.

«Nos encanta viajar despacio, por la carretera, de mochileros. En 2016 nació nuestra hija Nora que nos sigue en todos nuestros viajes, incluso en los más complicados «.

En mi opinión, viajar con niños conlleva una gran lección de vida, sobre todo lleva a destruir cualquier pensamiento que pueda en cierto sentido cerrar sus mentes desde temprana edad y orientarlos hacia una única cultura, religión y vida, y al respeto de estas diferencias. Una de mis grandes curiosidades fue como crece Nora mientras viaja, sobre todo como es su acercamiento con los niños de otras culturas.

Familia nómade
Borobudur, Indonesia

«Creo que para un padre no hay cosa más hermosa en el mundo que ver a sus hijos quitarse los zapatos para entrar en una mezquita, rezar a Buda en sus templos, hacer tika en un templo hindú y ofrecer plátanos a Ganesh, jugar con todos los niños del mundo como si fuera el arcoiris más precioso. Intercambiando sonrisas con niños malgaches, jugando en el agua con sus ‘amigos’ en Tanzania, acunando a los hermanos pequeños de las niñas en Tayikistán y podría seguir para siempre.»

«Su primer viaje al extranjero fue a Centroamérica a los 8 meses, poco después en Irán tuvimos experiencias fuertes y significativas. Nora sabe que muchas mujeres en todo el mundo usan el velo, que otras usan sarhi y otras una falda de paja.»

«Te hace sonreír cuando a los 3 años habla de Uzbekistán o de amigos en Senegal o Indonesia».

Familia nómade

 

 «Viajar, en un sentido amplio, es lo que recomendamos absolutamente a todos. Sobre todo a los padres, y esto va en contra de la tendencia de lo que nos decía toda la gente cuando esperábamos a Nora. La frase habitual era: «ahora que tienes un hijo no vas a viajar más».

«No solo hemos seguido viajando más que antes, sino que cada viaje tuvo un significado diferente porque lo compartimos con quien amamos: nuestra hija. No hay escuela más grande y educativa que la calle para los padres, pero sobre todo para los niños.»

Muchos nos preguntan cómo se puede gestionar la parte económica y sobre todo la educación de Nora, dado que no está en un lugar fijo y no puede ir a la escuela.

 

Familia nómade
Prambaran, Indonesia

«Nos apoyamos mutuamente trabajando y utilizando todos nuestros ahorros y vacaciones para alimentar esta inmensa pasión. No habiendo cumplido 4 años, la escuela aún no ha sido un problema, al contrario, como acabo de decir, la escuela más grande era el mundo «.

¿Qué le recomienda a todos los padres hoy? Sobre todo, ¿Qué consejo puedes dar a aquellos que quieran hacer un viaje similar al tuyo?

«No tener miedo, dar el primer paso que es comprar un billete de avión: todo pasará por sí solo y nadie se adapta mejor que los niños. No te preocupes por la comida, las temperaturas, las culturas que son muy diferentes a las nuestras, recuerda que en el mundo todos somos padres. Entre otras cosas, en breve publicaremos un artículo en nuestro blog en el que recopilaremos todo lo que hemos aprendido viajando con un niño pequeño, esperando que sea de utilidad, dando los consejos que nos hubiera gustado recibir antes de nuestros viajes.»

Familia nómade

¡La familia está creciendo, Stefy está esperando otra criatura maravillosa que nacerá en días! ¡No podemos esperar! Es una inmensa alegría. A menudo se nos pregunta si esta dulce expectativa traerá algún cambio.

«Lo que queremos hacer es simplemente seguir viajando como lo hemos hecho hasta ahora. Disfrutando aún más de las culturas del mundo porque ahora tendremos 4 mentes y 4 corazones para poder recolectar la energía de esta tierra.»

Convertir tu carro en tu casa

0
carro casa

Convertir tu carro en tu casa

Lo que no te puede faltar

Por Juliana y Daniel especial para Revista Latitud 

Recorrer Sudamérica en carro es una de las mejores experiencias que hemos tenido en la vida. Viajar es un placer y sumar kilómetros en tu vehículo te permite involucrarte con el lugar que estás conociendo, no solo como un turista, sino como un local temporalmente. Andar en la ruta te exige enfrentar una serie de obstáculos para los cuales debes ir bien preparado para superarlos con éxito y sin demora. A continuación, algunos consejos antes de iniciar tu viaje. 

  1. Aprende mecánica básica

Durante el viaje es necesario realizar mantenimiento periódico del carro, cuya frecuencia dependerá de qué tan rápido sumes kilómetros. En cada revisión debes realizar cambio de aceite y filtros, en algunos casos banda de distribución y bujías, los cuales según el tipo de vehículo que tengas, serán más fácil o difícil de conseguir en diferentes países, por lo cual recomendamos llevar varios de estos repuestos contigo y así evitar algunos problemas como fallas en el motor del carro. 

carro casa

  1. Cuenta con un kit de herramientas adecuado

No solo basta saber cómo solucionar los problemas con los que te enfrentarás en la ruta, sino que también es fundamental tener herramientas básicas con las cuales poder arreglar el daño. Como recomendación consideramos importante contar con: 

1⦁ Gato hidráulico que levante 2 toneladas, recordemos que los carros camperizados son más pesados que un carro común. 

2⦁ Llave para bujías, antes del viaje revísalas para que sepas de qué tamaño la tienes que comprar. ⦁ Pinzas de presión u hombresolo (como las conocemos en Colombia), es la herramienta que te puede servir para múltiples tareas y en más de una emergencia puede ser tu salvavidas. 

3⦁ Llaves hexagonales y destornilladores comunes, para asegurar o remover los tornillos de tu auto. 

  1. Invierte en la comodidad de la cama

Vas a dormir muchísimas noches (nosotros cerca de 160 o alrededor del 80% de las veces) en tu carro, porque la idea es que con esto te economices los hoteles, así que vale la pena invertir un poco más de dinero inicialmente para asegurar un buen descanso durante el viaje, ¡lo cual es fundamental! Esto lo puedes realizar de 2 maneras: instalando una cama fija o una plegable; nosotros después de mucho pensarlo, nos decidimos por la fija porque nunca te vas a tener que preocupar por armarla, siempre va a estar lista para recibirte luego de un día agotador de trekking por los Andes o de manejar durante 15 horas. Además, puedes aprovechar la parte inferior de la cama para guardar tus artículos de valor (nadie se imagina que debajo de tu cama puedes tener mucho espacio). 

carro casa

  1. La parte eléctrica de tu casa es otro aspecto importante

Lo ideal sería tener un panel solar, pero como en nuestro caso se salía del presupuesto por su alto costo, conseguimos un conversor eléctrico de menos de 30 dólares, el cual se conecta al encendedor del carro y permite que puedas cargar aparatos electrónicos como celulares, laptop, reproductores de música y ventilador, entre otros. 

  1. Gestiona seguro para tu vehículo

Se te exigirá en todos los lugares donde vayas, un seguro obligatorio, en muchos países se conoce como soat y este te protege en caso de presentar un accidente en la ruta. Como dato para tener en cuenta: se puede gestionar un seguro que te sirve para Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay y Brasil en un solo documento, toda esta información la encuentras en internet. 

carro casa

  1. ¡Explora el potencial de tu auto!

Aprovecha y sé creativo con el espacio de tu carro, incluso piensa en formas en las que, a través de extensiones plegables puedes aumentar el área de tu hogar y contar con otros espacios importantes. Por ejemplo, en nuestro caso la puerta trasera la utilizamos como techo que sostenía la cortina de nuestra ducha; junto a la parrilla del carro pusimos un toldo plegable para extenderlo en días calurosos y disfrutar de un buen momento al aire libre sin tener el sol en la cara. Por seguridad llevábamos los bidones de agua y gasolina en la parrilla. 

  1. Recarga un bidón de gasolina

(en los lugares donde es más económica: Ecuador) y aseguralo en la parte externa del vehículo. 

  1. Empaca poca ropa y accesorios

Uno de los aprendizajes más importantes que tuvimos del viaje, es que se necesitan pocas cosas para ser feliz, en realidad basta con unas cuantas camisas y pantalones cómodos para recorrer el continente. Súmale algunos abrigos que te protegerán del frío del sur y ya, el resto hace bulto y ocupa demasiado espacio valioso. 

avenruta

  1. Prográmate para estar en climas extremos, incluso en un mismo día.

Lleva un ventilador pequeño recargable. Te servirá en los lugares más calurosos, en especial donde no se puede abrir las ventanas por lluvia, seguridad, etc. Es importante tener siempre repelente, aunque también es útil fabricar en casa un mosquitero para las ventanas del carro, y así impedir el ingreso de bichos en tu auto que puedan picarte o zumbarte durante toda la noche. En lugares donde el clima es muy frío, (alta montaña o fin del mundo), el viento helado encuentra cualquier conducto, por pequeño que sea, por donde entrar a tu vehículo, especialmente las latas, (esas casi que se congelan), por esto encárgate de buscar (antes de salir), estos pequeños agujeros por donde se podría conectar el medio externo con el interno y encárgate de ellos. Ten a la mano cobijas y abrigos para protegerte especialmente en la noche. 

  1. Lleva tus mejores cámaras a la mano.

No alcanzas a dimensionar la cantidad de paisajes hermosos e impredecibles que puedes encontrar en la ruta. Escoge un lugar de fácil acceso dentro de tu auto para guardar tus cámaras y que no queden muy expuestas. 

  1. Lleva equipos de almacenamiento de fotos, videos e información general.

Cada tanto tiempo descarga el material grabado en una fuente de almacenamiento segura (ojalá con copia), y escondelas en los lugares más seguros de tu auto, no querrás que por descuido o simplemente por mala suerte pierdas aquello que lograste captar y quisieras conservar por largo tiempo. 

  1. Prepárate para disfrutar de una de las mejores experiencias de la vida!

Ubatuba, 102 playas paradisíacas en el litoral paulista

0
Ubatuba

Ubatuba: 102 playas paradisíacas en el litoral paulista

Por Melisa Morini especial para Revista Latitud

102 playas, contando las de las islas e islotes cercanos, distribuidas en aproximadamente 100 kilómetros de costa ¿no suena increíble? ¡Lo es! Seguramente sea algo agotador conocerlas todas en un solo viaje y difícil para esta cronista hacer un relato sobre cada una. En este artículo, las recomendadas de cada región. Además, un ejemplo de turismo comunitario y un espacio para capacitarse y conocer más sobre tortugas marinas.

El último estado de Sao Paulo, antes de llegar a Río de Janeiro, se caracteriza por la particular combinación de montaña, mata atlántica e increíbles playas. Se destaca la posibilidad de realizar actividades acuáticas como el surf y nadar cerca de tortugas marinas, en su ambiente natural.

Localizada en el extremo norte del litoral de la apabullante ciudad de Sao Paulo, Ubatuba es el destino elegido por los paulistas para vacacionar. Por la proximidad debería ser parte del itinerario de quienes elijan Río de Janeiro o Ilhabela como destino turístico.

Ubatuba

Para comenzar a hablar de esta ciudad, situada en la línea del Trópico de Capricornio, es menester decir que se divide en tres regiones: norte, centro y sur. La línea de costa, de un azul profundo, hace que a algunas playas sea fácil llegar, a otras sea preciso andar por largas trillhas (senderos) a través de la mata atlántica.

Sur

En la zona sur recomiendo hacer la Trilha das sete praias (el sendero de las siete playas). En un día conocerás Praia Oeste, Peres, Praia do Bonete, Praia Grande do Bonete, Deserto, Cedro do Sul y Fortaleza. Es un sendero por el medio de la mata, totalmente verde y muy poco transitado. En dos horas de caminata conseguís atravesarlo todo, refrescándote en el mar de cada playa y alucinando con los rincones tropicales que ofrece esta ciudad.

Si al contrario de la naturaleza en su máxima expresión deseas playas donde pasar el día y contar con puestos de venta de comida y socializar con otros veraneantes recomiendo Praia de Lazaro, Praia Dominga Dias y Praia da Gruta que Chora. Es posible conocerlas en un mismo día por su cercanía y también cuentan con un entorno natural hermoso.

Ubatuba

Centro

La zona centro es la más concurrida debido a la concentración de hoteles y comercios. Sin embargo hay unas bonitas playas para conocer, cómo Vermelha do Centro, que por sus olas es ideal para hacer surf. Desde allí podes acercarte hasta Praia do Cedrinho, al estar ubicada en una punta es una de las mejor conservadas en esta zona y podés encontrarte tortugas nadando cerquita.

Praia Grande es la más popular del Centro, es larga y muy visitada: sombrillas, vendedores ambulantes, puestos de comida y muchos parlantes con música. Si entiendes por esto vacaciones ¡adelante! En la zona del centro se encuentra el barrio Itaguá, que también tiene su playa, ésta, es la más concurrida al atardecer por contar con restaurantes y bares.

Ubatuba

Norte

Y en la zona norte ¡¿qué no recomendar?! Todas las playas son hermosas, aquí se encuentra la Reserva Natural de Ubatuba y además las playas más conservadas y naturales. Son perfectas si buscas tranquilidad y disfrutar de la naturaleza. 

Otras tres para recomendar, posibles de visitar en un solo día: Praia Felix, muy buena para realizar snorkel y donde también suelen aparecer tortugas marinas. Las otras dos Praia do Portuguese y Praia das Conchas, una al lado de la otra. Las tres son increíbles. 

El paraíso surfista está sin duda en Itamambuca. Aquí se realizan un buen número de eventos al año relacionados directamente con este deporte acuático, con cada vez más adeptos. Se la conoce paradójicamente por ser casi un secreto, a las playas de Ubatuba no llegan tantos veraneantes como podría esperarse de otras playas. Casi no se escuchan otros idiomas entre los turistas que no sea el portugués. La calidad de las olas y la belleza de la zona hacen que se vean muchas melenas rubias de sol y sal, bicicletas, tablas y trajes de neoprene en esta playa. 

Turismo cultural

Pero Ubatuba no es sólo playas, su cultura merece ser reconocida, ya que la ciudad es habitada hace generaciones por comunidades tradicionales: Quilombolas, Caicaras e indígenas. Los Guaraníes, que tradicionalmente han habitado estas tierras, comparten con las comunidades Quilombolas, descendientes de esclavos que huyeron de los campos de trabajo y se establecieron en lugares apartados. También con los Caicaras, pescadores en su gran mayoría, que viven en las inmediaciones a las playas.

Es posible conocer los quilombos y Ubatuba cuenta con más de uno. El quilombo da Fazenda se ubica en la región norte y la playa que lleva el mismo nombre es hermosa, extensa y natural.

Las familias que conforman esta comunidad reciben a turistas en sus casas. El circuito incluye la visita a la Casa da Farinha (Casa de la Harina), donde se pueden ver los molinos tradicionales con los que se hacía la molienda de la harina de mandioca. Además se puede compartir con ellos la historia de su pueblo, degustar platos típicos e interiorizarse en la flora y la fauna de esta área protegida, que tan bien conocen los moradores. 

Ubatuba

Projeto Tamar 

El Projeto Tamar trabaja hace años en la investigación, protección y manejo de cinco especies de tortugas marinas de Brasil, todas en peligro de extinción. Con minuciosa atención, trabajan en la alimentación, desove, crecimiento y descanso de las tortugas marinas. Tienen sede en el litoral e islas oceánicas en 26 localidades de los estados de Bahía, Sergipe, Pernambuco, Rio Grande do Norte, Ceará, Espírito Santo, Río de JaneiroSan Pablo y Santa Catarina. En el centro de Ubatuba puede conocerse una de sus sedes.

Además de los convenios y protocolos de cooperación entre universidades, tanto brasileñas como extranjeras, desde Projeto Tamar crearon los Centros de Visitantes. Estos espacios funcionan como pequeñas escuelas de sensibilización y educación ambiental. 

Las redes de pesca, la contaminación, los anzuelos, las modificaciones en las áreas de costa donde las tortugas marinas desovan, las luces artificiales de puertos y ciudades y el cambio climático son los principales enemigos de las tortugas. En este contexto el trabajo de esta ONG no sólo es plausible sino que es fundamental para la conservación de las especies hoy en extinción. 

Brasil

Como moverse

Movilizarse por Ubatuba es sencillo, sin embargo, para recorrer las playas deberás viajar bastante. Una buena opción si la estadía en esta ciudad es más bien corta en cantidad de días, puede ser el alquiler de un auto. De esta manera, será más fácil acceder a las playas en las tres regiones y aprovechar el manejo del tiempo a propio antojo.

Si rentar un auto no está en los planes, la ciudad cuenta con una terminal exclusivamente turística donde pueden encontrarse todas las líneas de colectivos que llegan a las diferentes playas. La empresa responsable del transporte urbano es Verde Bus y en dicha terminal se encuentran todos los horarios de salida.

Ya sea para pasar un fin de semana, 10 días o unas vacaciones prolongadas, Ubatuba es siempre una buena opción, garantía de diversión y cantidad de atracciones. De hecho, puede ser la meta conocer todas y cada una de sus playas, islas y cascadas y te aseguro que ni un verano completo te alcanzará para hacerlo.

Viajera Senior

4
Viajera Senior

Viajera Senior

¡Vivan los comienzos! Cómo es emprender el primer viaje después de los 50

Por Maricel Santa Cruz especial para Revista Latitud

“Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos nunca vistos antes.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje”

El poema “Ítaca” es del poeta griego Constantino Cavafis, se supone que hace referencia a Odiseo durante su  retorno al hogar. Pero sin embargo hace  alusión a nuestro camino personal. Y hace énfasis en disfrutar del recorrido. Nada más, ni nada menos.

¿Se preguntaran qué tiene esto que ver con mi entrevistada de hoy? ¡ Les cuento! 

En el poema “Ítaca” es un lugar al que llegar, sin embargo puede ser un deseo, un anhelo profundo del alma, de esas cosas que no son un mero capricho. Ese deseo que habita en nuestro corazón de viajero. Todos tenemos un “Ítaca “ , estoy segura!

Cuando conocí a Marita me di cuenta que su “Ítaca” era viajar. Cuando era pequeña, su hermana viajo a Mónaco, y le envió una postal que aún guarda. Esa postal, entre otras cosas, hizo que Marita supiera que el mundo la llamaba. Y todos sabemos que ese guante hay que recogerlo, había que viajar! 

Me parece totalmente creíble, su hermana le relataba lo fascinante de Mónaco en postales, como no querer ir a sumergirse en esas playas de agua transparente. Se prometió visitar esos lugares alguna vez. Pero como ella me dijo en ese momento no existía esa “cultura viajera” que tenemos hoy. Sin embargo uno no puede desprenderse de esa maldición de querer viajar, así como así. 

La vida transcurrió y, Marita se formó como docente y bibliotecaria. Formó una bella familia, con nietos que adora. Pero su “Itaca” seguía pendiente.

Viajera Senior

 Marita decidió allá por el 2011, de camino a su trabajo, hacer el trámite del pasaporte por si las dudas! Los viajeros hacemos ese tipo de jugadas con un fin claro, emprender viaje.

 Al año siguiente, por medio de su trabajo, se presentó una gran oportunidad. Llego por fin la oportunidad de viajar al viejo continente. ¡Escribo y me emociono! Todo ustedes recordaran esa sensación del primer viaje iniciático. Esas sensaciones al subir las escaleras mecánicas previas a embarcar. 

Su “Itaca”, ese deseo profundo de viajar y aventurarse al mundo había llegado, después de los 50. ¡Nunca es tarde!, y pensar que hay gente que dice que es grande para viajar?, me dice ella

¡Vivan los comienzos! Sentencia Marita, en su bio de Instagram, y yo no puedo estar más de acuerdo. 

Pero “Ítaca” no es un lugar, es un camino. Y así fue como Marita comenzó su camino como viajera senior. 

Como toda buena viajera, va evangelizando a todos sobre viajes. Se ha convertido en la gurú de los viajes en la biblioteca donde trabaja. Todos quienes necesitan una recomendación o un empujoncito van a su sector a pedirle tips. Buena conocedora de Grecia, Turquía, España, Andorra, El Vaticano, siempre comparte data útil. También animó a su marido a emprender la aventura, y en 2016 se aventuraron a conocer Grecia juntos. Si bien Marita ama los viajes sola, también los disfruta al máximo con su esposo, y nos lo comparte en su cuenta. 

Viajera Senior

A continuación les comparto algunas preguntas para que te animes a empezar. ¡Nunca es tarde!

¿Qué sentiste al viajar después de los 50? ¿Cómo fue emprender la aventura después de haber cumplido los “deberes sociales”? ¿Lo recomendás?

Al principio sentí un poco de temor porque aún tenía hijos adolescentes en casa y no estaba segura de si iban a poder sobrevivir sin mi (algo que hicieron maravillosamente!) Los primeros días del primer viaje estuvimos bastante pendientes de cómo les iba, si estaban cumpliendo con su obligaciones en tiempo y forma. Con el avance del viaje fuimos soltando y nos fuimos enfocando en transmitirles nuestra experiencia y nuestra alegría y todo comenzó a fluir más armoniosamente.

Recomiendo vivamente animarse a dejar el mando de la casa y emprender un viaje más o menos largo, porque aporta otro equilibrio a la familia, a la pareja y a uno mismo.

¿Qué es lo que más te gusta de viajar?

Lo que más me gusta es conectarme con la historia y las historias de los lugares que recorro, conocer sus costumbres, deslumbrarme con el legado de las civilizaciones y con los paisajes naturales de cada lugar

¿Hay destinos para personas senior?¿ Mito o realidad?

Creo que es absolutamente un mito. Hay lugares que se adaptan a lo que querés hacer con tu viaje: si querés absoluto relax hay lugares que responden a eso, si querés caminar y recorrer hay otros que responden.  Estuvimos en lugares de gran “movida” pero nuestros recorridos y horarios eran otros y no molestamos a nadie ni fuimos molestados tampoco.

¿Qué fue lo más loco que te paso en un viaje?

Me pasan muchas cosas locas en los viajes, pero no deja de asombrarme que haya gente desconocida que, a partir de una simple charla me abra las puertas de su casa. Entre variase de esas experiencias, la más atípica fue conocer la casa de Memo, en Uchisar, Capadocia. Memo vive como lo hacían los antiguos habitantes de Capadocia, en una cueva excavada en una montaña. Así que entrar a su sala, toda tapizada de techo a piso por alfombras fue muy impresionante. Allí tomamos té turco tradicional y fuimos agasajados por su amable conversación y compañía.

Otra cosa muy loca fue habernos equivocado al tomar un sendero para llegar a las ruinas de la antigua capital de Santorini y terminar escalando por un caminito estrechisimo. Fueron los 600 metros más largos de nuestra vida, tuvimos miedo, pero al llegar nos sentíamos tan vivos y felices que no nos arrepentimos de habernos perdido!

marita

Cómo sabemos que sos bibliotecaria y gran lectora, y que por ahora es la lectura la forma de viajar, que nos recomendás leer?

Si tenías un viaje en proyecto y se frustró, buscar libros que transcurren en ese lugar ayuda a focalizar y a empezar a conocer el sitio al que vas a ir. Si no tenías nada proyectado buscar textos, inclusive novelas, que tengan a ciudades, países o culturas como protagonistas. Eso ayuda a ponerse en situación viajera y a trasladarse por un tiempo al sitio donde transcurre la acción.

Siempre tener guías de viaje ayuda a pensar en nuevos destinos y leer blogs de viajeros es un gran aliciente.

No voy a recomendar autores porque sería interminable, pero las historias que transcurren en lugares muy concretos (desde un pequeño pueblo hasta una gran ciudad) suelen describir ese sitio al punto de hacernos sentir que ya lo conocemos.

¿Cómo surgió @abuela_de_viaje y cuál es el objetivo?

Abuela de viaje surge del afán de querer contar mis propias vivencias y ser un motorcito para las personas que llegaron a su quinta década, o más, y que nunca viajaron si no es con la familia. Se puede viajar ( sólo, en pareja o con amigos) a destinos menos habituales, más lejanos y desconocidos, aún sin saber idiomas y sin tener “cultura” viajera

Tips para viajeros senior y para los que no lo son también 

El primer tip es no pensar que un viaje no está a tu alcance hasta que no hayas revisado la oferta hotelera, la financiación de los pasajes, etc. y hagas tus propias cuentas.  No suelo usar agencias de viaje, pero, muchas veces, la agencia del barrio te puede ayudar a organizar y a financiar un viaje. No descartes NADA a priori.

Decidir qué tipo de viaje querés hacer (de relax puro, de recorrida, de museos, etc) y consensuar si es que viajarás acompañado.

Calcular bien los tiempos: en general no se tiene en cuenta el tiempo que lleva trasladarse de una ciudad a otra y calculas que vas a estar 3 días en X cuando en realidad el tercero lo vas a usar para viajar.

En base a lo anterior considero que menos, es más. Hacer una lista de TODO lo que quisieras visitar y conocer y luego empezar a tachar de ella lo más improbable por distancia, por complejidad de traslado, por costos…

Priorizar siempre lo que te da placer: si es el alojamiento, la comida, los souvenirs o las visitas a lugares, no importa. Asegúrate contar con el dinero necesario para hacer ESO que más anhelas porque es la manera de que el viaje sea un éxito.

Viajera Senior

Para mi conocer a Marita fue un bálsamo para el alma. Enérgica, positiva, y ese espíritu viajero que ya está pensando en Portugal, ¡me emocionan! Siento que en estos momentos es vital rodearse de este tipo de historias que inspiran. Y en este espacio que siempre derribamos barreras, la de vencer los prejuicios sociales de “ser grande para tal cosa” me pareció que merecía ser compartida. Me guardo esta conversación sobre destinos, arte, y libro para mí, y los animo a seguirla en su cuenta para llenarse de inspiración viajera. ¿Y vos tenés un “ Ítaca” ?