Una vuelta en Bicicleta por Asia

Una Vuelta en Bicicleta

Por Alfonso y Lucia en especial para Revista Latitud

Somos Lucía y Alfonso, una pareja argentina que hace un año y medio decidió cumplir su sueño y viajar alrededor del mundo en bicicleta. En mayo de 2019, empezamos esta aventura en Noruega, y tras más de 17.000km y habiendo cruzado 13 países, llegamos a Vietnam en donde nos encontramos ahora.

Bicicleta Asia

¿Cómo y por qué empezaron el viaje?

Siempre soñamos vivir una gran aventura. Somos conscientes de que solo tenemos una vida y no nos gustaría que termine sin antes haber cumplido nuestro sueño.

El primer viaje que hicimos juntos fue en bicicleta y por Uruguay. Recorrimos toda la costa y gran parte de su interior. Ahí nos dimos cuenta de que la bicicleta se amoldaba perfectamente al tipo de viaje que nos gusta hacer. Mucha naturaleza, independencia al movernos y la posibilidad de recorrer metro a metro cada lugar.

Después de ese viaje, decidimos empezar a planificar uno un poco más largo y surgió la idea de dar una vuelta en bici por el mundo. Salir a pedalear como lo hacíamos a menudo, pero esta vez sin fecha de vuelta.

Y hoy podemos decir que fue la mejor decisión de nuestras vidas.

Bicicleta Asia

Un viaje tan largo como el que están haciendo ustedes, ¿se organiza o se improvisa?

Es de ayuda tener un plan que motive a ir para adelante, pero también hay que saber ser flexibles y estar dispuestos a cambiarlo. Cuando uno viaja en bici hay muchos factores que pueden condicionar nuestro día a día. El clima, la geografía del lugar, el tiempo de visado en un país o esas situaciones que surgen cuando uno está viajando y no se pueden desaprovechar. Nos pasó una vez entrando a Seúl, la capital de Corea del Sur, que un ciclista se nos puso a hablar mientras estábamos andando, nos preguntó de dónde veníamos, cómo era nuestro viaje y nos terminó invitando a su casa a comer. Finalmente, terminamos quedándonos a dormir y no solo una noche, sino 5, recorriendo la ciudad como nunca lo hubiésemos imaginado, conociendo una familia coreana, sus costumbres, su funcionamiento. Es el día de hoy que seguimos hablando con ellos. Esas situaciones, esos amigos que surgen en el camino, son los que terminan marcando un viaje como este y por los que vale la pena haber salido de casa.

Bicicleta Asia

¿Cómo financian su viaje?

La parte económica siempre da muchas dudas y esta es una pregunta típica que nos hacen y que nosotros también hicimos antes de empezar. Suele ser un gran miedo. Hoy vemos que hay muchas posibilidades para realizar viajes de larga duración, hay muchas ofertas de trabajo, existen voluntariados, se pueden vender cosas de manera independiente y tantas otras como la imaginación lo permita.

Este viaje, lo planificamos con varios años de anticipación y aprovechamos ese tiempo para ahorrar todo lo posible. El viajar en bici para nosotros es sinónimo de austeridad, llevamos solo lo necesario, dentro de esas cosas la carpa y la cocina para abaratar los costos al máximo.

En un futuro nos gustaría tener la experiencia de frenar en algún país y trabajar unos meses con el fin de ahorrar para seguir viajando. Lucía es traductora y trabaja esporádicamente de manera remota. Cosa que es de gran ayuda para generar un ingreso en el andar.

Bicicleta Asia

Leímos qué hace poco llegaron a los 15.000 kilómetros ¡qué hazaña! ¿Van por más?

A principio de este año logramos escapar de China tras haber estado en este país en el comienzo del brote de coronavirus. En marzo entramos a Vietnam, y como todos sabemos, cruzar de un país al otro hoy en día no es tan fácil. Actualmente, todas las fronteras están cerradas, pero aún nos queda un largo tramo por recorrer acá. Nuestras ganas de continuar viajando siguen igual que el primer día, pero es uno de esos momentos en los que toca ser flexibles y adaptarse a la situación actual. La idea es esperar y continuar viaje hacia Camboya, Laos, Tailandia y demás países del sudeste asiático. Pero la verdad que es un momento difícil para planificar a largo plazo. Hoy estamos acá y a medida que el mundo vaya abriendo sus fronteras, iremos amoldando el viaje.

La ruta que hicieron hasta ahora pasa en gran medida por parajes asiáticos ¿vivieron dificultades con el choque cultural? ¿O eso facilitó el viaje?

Ese, sin dudas, es el mejor condimento de Asia, las diferentes culturas. Hemos pedaleado por Rusia, Mongolia, China, Corea, Japón y Vietnam, cada uno tiene su propio idioma, sus costumbres y una identidad bien definida.

Cruzar una frontera es adentrarse a nuevos paisajes, a un nuevo idioma, a nuevas comidas y la ventaja de hacerlo lento, al ritmo de la bici, es que nos permite ver los mínimos detalles. Hemos vivido situaciones que enseguida nos dan ganas de señalar y criticar, pero nuestro ejercicio, y creo que lo nutritivo en un viaje como este, es no juzgar una cultura, aceptarla como diferente aunque creamos que no es correcto y tratar de llevarnos el mejor aprendizaje posible de cada situación. Y en ese sentido, Asia es el mejor lugar para practicar la empatía y la tolerancia.

Bicicleta Asia

Imagino que, en un viaje de este tipo, habrán acumulado anécdotas en cantidades, ¿UNA DE LAS FAVORITAS?

Cada país recorrido nos connota una anécdota o una persona que marcó el momento. Una de ellas fue cuando llegamos a la frontera entre Bielorrusia y Rusia. Ansiando cruzar de país, el oficial de turno nos dijo que todas las fronteras entre estos países eran sólo para residentes, no para turistas.

Le pedimos de mil maneras distintas que nos deje pasar, pero intentar negociar con un ruso es en vano y, si encima es un militar, la cosa se pone peor. Sostuvo siempre su misma actitud y su misma respuesta » Por acá no. Tendrán que ir hasta Ucrania para entrar a Rusia». El desvío era de mil kilómetros hasta Moscú, la capital rusa. Y el problema era que nosotros ya teníamos los pasajes para el Tren Transiberiano. La fecha era dentro de 10 días y no nos quedaba más opción que pedalear 100 kilómetros por día. Fueron días de muchísimas horas arriba de la bicicleta y en el medio nos pasó de todo. Controles policiales, pinchazos, una llanta rota, lluvias y vientos, siempre en contra. Pero increíblemente siempre que aparecía el problema aparecía la solución. Y ese fue el gran aprendizaje de todos esos días, confiar en que tarde o temprano todo pasa y es por algo.

Finalmente, llegamos a tiempo y pudimos subirnos al tren, en el que después de 4 días, llegamos Irkutsk dónde arrancó nuestra gran ruta por Asia.

Bicicleta Asia

Por último, voy a aprovecharme un poco de su experiencia ¿Qué le dirían a todos aquellos que tienen en mente hacer una ruta en bicicleta?

¡Qué lo hagan! Que solo tenemos una vida y que está todo dado para disfrutarla. Que es preferible arrepentirse de algo que se hizo que de algo que quedó pendiente.

Hicimos una guía de CONSEJOS PARA VIAJAR EN BICI, desde nuestro Instagram se la pueden descargar de manera gratuita y ahí encontrarán muchos tips que los ayudarán en su próxima aventura

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here