¡Ciao Roma! Una verdadera joya italiana

¡Ciao Roma! Una verdadera joya italiana

Por Agostina Garnica especial para Revista Latitud

Siempre tuve curiosidad por aquellos lugares de revistas de viaje y siempre me pregunté: ¿Serán así?. Parte de esto alguna vez fue Roma para mi. Roma, que bien te ves… capital italiana y cuna de la historia mundial.

Llegó entonces el día en el que me tocó vivirlo en carne propia, armar mi verdad sobre ese lugar. Llegué a Roma en un tren de alta velocidad, que tomé desde Venecia con Frecciarossa. 

Roma

Luego de cuatro horas y media estaba pisando suelo romano, arribando a la estación de Roma Termini. Estación gigante y hermosa por cierto, no te dan los ojos para ver todo lo que hay. Y ahí pensé: «Si esto es solo en una estación, no quiero ni imaginar lo que me espera afuera». Y no me equivoque! Con decirles que no me alcanzaron los días que estuve. Para recorrerla completa se merece que le dediques como mínimo una semana.

Roma es linda por donde la mires, es de esas ciudades que te abren las puertas y te invitan a quedarte a vivir. En cada momento de mi estadía en esa ciudad me sentí como en casa.

Mi alojamiento fue en un hotel frente a esta estación, gran ubicación debido a las conexiones de transporte que te acercan a todos los puntos más turísticos de la ciudad. 

Cuando me voy de viaje generalmente me gusta recorrer a pie, creo que es una de las mejores formas de conocer el lugar y de conectar con la gente. Así que varios de los recorridos que hice por Roma fueron caminando, al final del día el celular nos marcaba unos 20 km. 

Uno de esos días salí del hotel muy temprano por la mañana y vi en la esquina del hotel un ómnibus turístico. Esta es una buena opción para estos casos porque no solo tienen diferentes recorridos por la ciudad, sino que también te cuentan la historia romana e información de cada lugar que se conoce. Es bastante flexible porque se puede bajar en cualquier parada y luego tomar el siguiente que venga. tienen tambien audioguías en varios idiomas.

Lugares como El Vaticano, El Coliseo, Fontana di Trevi, entre otros. Merecen que les dediques como mínimo medio día a un día completo. 

Creo que hay lugares que uno los vive de tal hermosa manera, guardando las imágenes en su retina, entendiendo que no hay foto posible que pueda hacerles buen juicio. 

hoy a la distancia, cuando pienso en Roma, hay momentos que instantáneamente vuelven a mi memoria,  momentos que viví y que no voy a olvidar: 

Cuando visité el Coliseo, lo hice con un guía local llamado Carmelo. Contratar un guía local para mi es de las mejores cosas si es que realmente queres aprender, saber y conocer del lugar. Carmelo nos contó todo lo que sabía, ¡que fue un montón!. Cuando llegamos a la cima del coliseo, me quedé impresionada por esta increíble construcción romana. Pensaba que tan bien construido está que después de tanto tiempo sigue en pie. pensé también en ese momento en la cantidad de historia y personas que pasaron por allí. 

Al otro día de visitar el Coliseo, volví a contratar a Carmelo como mi guía para visitar El Vaticano. Quedé impresionada desde que entré hasta que salí. La arquitectura es hermosa por donde la mires pero hay dos momentos que viví acá y que no olvidaré (como les decía):

En primer lugar, el visitar la Galería de los Mapas. Como buena aficionada de los mapas es un lugar que no podía dejar de visitar. Contiene una serie de Italia realizados por el fraile y geógrafo Ignazio Danti, un sacerdote italiano nacido en Perugia. Danti en sus tiempos, daba la explicación de que la idea central de la sala, es que cuando uno camina por ella  experimente la sensación de estar pasando por los Apeninos, que cruzan la península Itálica de norte a sur. Y es que así se siente, la pintura y los mapas en su máximo esplendor, haciendo su magia.

Roma

Y en segundo lugar el ver la emoción de la gente al sentirse dentro del Vaticano. 

El último momento que quiero compartirles ocurrió en la Fontana di Trevi es la fuente más monumental de Roma y una de las más hermosas del mundo. Imponente como ninguna, el agua transparente que realza aún más su belleza. Dicen por ahí, en una leyenda, que si lanzas una moneda de espaldas a la fuente regresarás a Roma. Por supuesto que sabiendo esto tome una moneda y la arroje a la fuente. Ahora aquí estoy esperando volver a Roma pronto y sentirme un poquito más cerca de mis raíces. 

Roma lo tiene todo! Alegría, gastronomía de primera, color, energía, belleza, magia y sobre todo algo muy curioso que también tiene en su nombre: Si das vuelta la palabra ROMA se convierte en AMOR. Ahora te invito a que después de haber leído esta nota, agregues a tu lista de lugares por conocer a Roma, que vivas tu propia historia y experiencia. Que te sientas por un momento un italiano más y te deseo que nunca dejes de viajar porque viajar es cambiarle la ropa al alma.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.