¿Por qué viajamos?

¿Por qué viajamos?

Por Federico Petrocco especial para Revista Latitud

Hoy en día viajar es una actividad accesible para casi cualquier persona con un sueldo medio y la voluntad de hacerlo, a diferencia de otros tiempos en los que los viajeros sólo podían ser personas de alto poder adquisitivo. 

Lo hacemos todos de diferente manera, algunos con más frecuencia y otros cada tanto. Unos buscamos aventuras, experiencias excitantes y choques culturales, y otros sólo el descanso o tal vez la contemplación. No hay una regla única para esto, los motivos varían tanto como la cantidad de viajeros en movimiento. 

Yangon--Niños-Monjes
Yangon- Myanmar, Niños Monjes

¿Por qué viajamos? es una de esas preguntas sin respuesta.

Elegimos un destino de acuerdo a lo que creemos que necesitamos aunque a veces no sepamos bien que es. El exceso de trabajo, la necesidad de realización personal o tal vez un desamor son sólo algunos de los motivos que nos impulsan a embarcarnos hacia nuevos horizontes. En otras palabras cuando detectamos la incomodidad tácita de nuestro día a día nos obligamos a buscar un panorama diferente que nos muestre en perspectiva lo que ya creemos saber. 

Rio Ganges Varanasi- India
Rio Ganges en Varanasi- India

¿Por qué viajamos? es una de esas preguntas sin respuesta. Es algo tan subjetivo como cualquier otra situación de expresión humana, como una manifestación artística. Habiendo dicho esto voy a esforzarme por tratar de exponer un punto de vista más o menos general. 

Suele empezar como una curiosidad

¿Recuerdas tu primer viaje? No hablo del primer viaje de tu vida, sino del que marcó tu ruta, el primero por cuenta propia. 

La primer travesía es la que marca la diferencia porque, según como sea tu experiencia, podrá abrir tu mente al concepto del contraste, es decir, de enfrentar tus costumbres culturales y sociales con la del destino elegido. 

Machu Picchu- Peru
Machu Picchu- Peru

Cuando hacemos contacto con un nuevo lugar damos rienda suelta a nuestros sentidos, a experimentar las costumbre del otro lado que, por más pequeñas que sean, pondrán en tela de juicio nuestros conceptos nativos.

Aquí es donde se pone en juego la curiosidad, cuando volvemos de ese primer contacto con lo otro y lo desconocido se vuelve conocido. Es el momento en el que nuestro instinto de exploración quiere doblar la apuesta a un destino cada vez un poco más exótico. 

Templo Jing’an, Shanghai-China
Templo Jing’an, Shanghai-China

En este punto es donde se abren los caminos y sin quererlo nos direccionan hacia la siguiente elección. 

Los que se agobien por la exposición elegirán para su próximo viaje un destino de descanso, algo no tan osado donde poder liberar las presiones de la vida cotidiana; en cambio los que absorben de lleno la diversidad buscarán un grado más de exotismo para su próxima aventura. 

Sólo llegas a donde quieres ir alejándote de donde has estado 

Tanto la preferencia del destino como el orden de elección es un acto deliberado y consecuente, como dijimos, a donde ya estuvimos. 

Por lo general empezamos eligiendo un destino con características poco diferentes a las propias o con referencias de alguien conocido, con tal de no romper de lleno la zona de confort. 

Templo en las cuevas de Batu, Kuala Lumpur- Malasia
Templo en las cuevas de Batu, Kuala Lumpur- Malasia

Poco a poco nos vamos animando a más, una cultura diferente. Un continente más lejano, algún lugar al que nadie haya ido, incluso algo que tenga cierto grado de peligrosidad, en definitiva, lo diferente. Buscamos consecuentemente aquellas experiencias que pongan a prueba nuestros sentidos, las que ofrezcan sensaciones cada vez más alejadas a las de casa. 

Poco a poco, sumamos experiencia y cada vez nos animamos a más…es así como se va formando la vida del viajero. Es por eso que viajamos. Lo hacemos para descubrir el mundo, pero también para conocernos a nosotros mismos. Buscamos nuestro lugar, nuestra fuente de energía, lo que nos hace pensar y sentir.

La Mezquita de Ortaköy- Estambul
La Mezquita de Ortaköy- Estambul

¿Por qué viajas? Es la pregunta sin respuesta, o mejor dicho, la que debes responderte tu mismo. 

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here