¿Qué hacer en Catamarca?

¿Qué hacer en Catamarca?

Por Juani especial para Revista Latitud

El año pasado viajé a Catamarca, para mí siempre fue una provincia desconocida y fuera del circuito turístico masivo y tradicional. Lo que más había escuchado nombrar eran las Termas de Fiambalá, un complejo de aguas termales en el medio de la sierra donde sus aguas sanaban y trataban todo tipo de dolencias.

Pero al llegar al lugar descubrí mucho más que las termas. Me impresioné con sus paisajes montañosos y desérticos y sobre todo con su pasado y arquitectura. Por eso hoy te quiero contar un poco sobre tres caminos que puedes y debes recorrer si visitas Catamarca y en especial la zona de la sierra de Narváez.

Qué hacer en Catamarca

Ruta del Adobe

Comencemos nuestro recorrido con la Ruta del Adobe, uno de los circuitos más atractivos para recorrer, que comprende un tramo de la RN 60 entre Fiambalá y Tinogasta. A lo largo de este camino podemos encontrar diferentes construcciones realizadas íntegramente en adobe, una mezcla de barro, paja y estiércol que se deja secar al sol.

Esta ruta incluye una serie de capillas, oratorios, iglesias, ruinas prehistóricas y casonas que marcaron una forma constructiva propia de la geografía de esta región.

Sin lugar a dudas la más impresionante y atractiva es la Iglesia virgen de Andacollo de 1840, que queda en el paraje La Falda. El edificio es de estilo neoclásico, y su fecha de construcción se sitúa en la primera mitad del siglo XIX. Lo que impresiona de la construcción es la fundición que tiene con el paisaje creando una composición unificada y correlacionada.

Ruta de los Seismiles

Internarse en la cordillera para conocer las cumbres más altas de la región es otra de las tantas excursiones que podés hacer en Fiambalá. La ruta de los Seismiles es un recorrido donde a lo largo de sus 200 km sobre la RN 60, en sentido oeste, podemos ver diferentes volcanes y montañas de la cuales sus cumbres superan los 6.000 m.s.n.m

Qué hacer en Catamarca

Este recorrido comprende 20 cumbres, sin embargo pocas son visibles y accesibles. Entre ellas podemos encontrar el Nevado Ojos del Salado, con sus 6.893 metros es la segunda cumbre más alta de América después del cerro Aconcagua en la provincia de Mendoza. Otra de las maravillas que podemos conocer es el monte Pissis, cumbre que marca el límite provincial entre La Rioja y Catamarca, con sus 6.795 metros es la tercera cumbre más alta del hemisferio Sur.

Esta ruta siempre es recomendada hacerla con vehículos habilitados para todo terreno y con guías, ya que la altura es un gran factor a tener en cuenta, por lo que es necesario conocer la zona además de llevar oxígeno y equipo de rescate.

Campos de Escombros

Por último, uno de los imperdibles son las dunas o campos de escombros que son característicos de la geografía del Noroeste Argentino.

Qué hacer en Catamarca

Acceder a ellas es algo complejo, ya que se debe ir en sentido Norte desde Fiambalá hacia la localidad de Medanitos la cual es la puerta de acceso a las Dunas de Tatón.

Estas son consideradas las dunas más altas del mundo. En especial la duna Federico Kirbus con sus 1.230 metros. Su nombre hace honor al periodista, escritor e investigador argentino Federico B. Kirbus quien fue el descubridor de su valor.

En nuestro regreso hacia Fiambalá, podemos conocer la Duna mágica de Saujil. Ubicada en el pueblo homónimo, es de menor altura que las de Tatón, pero las vistas del valle y la cordillera de fondo invitan a uno a quedarse y contemplar la inmensidad del paisaje Catamarqueño.

Busca Los viajes de Juani en La web e Instagram 

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here