Rumanía no es sólo Drácula

Rumanía no es sólo Drácula

Por Ania Hess especial para Revista Latitud

Las Tierras Altas

Rumanía es un país situado en el sureste de Europa, a orillas del Mar Negro. 

Está parcialmente ubicado en la península de los Balcanes. Curiosamente, Rumanía se incluye allí principalmente por factores históricos y culturales.

Parte de la frontera de Rumanía con Bulgaria y Serbia está marcada por el río Danubio. Su afluente, el Prut, constituye el límite natural del país con Moldavia. 

Como la forma de Rumanía está determinada por los meandros de los ríos y el delta del Danubio se ensancha entre 2 y 5 metros al año, la superficie del país cambia constantemente. En 1969, había casi mil km2 menos que en la actualidad.

Las montañas son la forma dominante del paisaje rumano. Los Cárpatos, que rodean las tierras altas de Transilvania, cubren más del 30% del país. Muchos picos superan los dos mil metros de altura: los cuatro macizos más altos son el Bucega (2507 metros), el Retezat (2509 metros), el Paring (2518 metros) y los Montes Fogaras (2544 metros). Los rasgos notables del relieve de la alta montaña hacen que los Cárpatos se asemejen a los Tatras occidentales; los montes Fogaras centrales, en cambio, son similares a los Altos Tatras. Allí se encuentran los tres picos más altos del país: Vistea Mare (2527 metros), Negoiu (2535 metros) y Moldoveanu (2544 metros). 

Numerosas cuencas y lagos glaciares, así como paredes de roca desnuda, son una visión común en Rumanía. Una curiosidad es la montaña de sal de Slanic, donde se ha instalado un balneario de salmuera.

En el Sur predominan las tierras bajas, mientras que las altas pertenecen al norte y el centro del país, incluidas las tierras altas de Transilvania. 

Al este del país se encuentran las mesetas de Suceava y Barlad; al sur del delta del Danubio está la meseta de Dobrudja. No hay ni una sola depresión en toda Rumanía.

Rumanía

 

El clima 

Rumanía se encuentra en una zona de clima continental templado. Sin embargo, no se puede hablar de uniformidad climática; la gran diversidad del terreno, combinada con la influencia de los Cárpatos, hace que a veces en distintas regiones del país haya condiciones climáticas completamente diferentes. Dentro de Rumanía, podemos distinguir hasta ocho variedades climáticas. Por ejemplo, las tierras altas de Dobrudja están bajo la influencia de un clima mediterráneo. Debido a la característica del terreno y a las corrientes procedentes del Mar Negro, allí se puede disfrutar de un hermoso clima durante toda la temporada. Separando la costa del resto del continente, los Cárpatos son una especie de barrera climática.

Aventura natural

La oferta rumana para los amantes del ocio activo es muy rica. Los aficionados al senderismo, la espeleología, al montañismo, al ciclismo, la pesca, la equitación y a la caza, así como a los deportes extremos, a los deportes acuáticos y a los deportes de invierno (esquí, snowboard) podrán sacarle provecho extra al pais. A los aficionados a la locura invernal les recomiendo un viaje a la estación de esquí Polana Brasov. 

A su vez, quienes busquen los mejores senderos de montaña, no pueden dejar de visitar las zonas de Transilvania. 

Rumanía

Cultural

El país de Drácula también está repleto de castillos, museos e iglesias; tendrá que visitar Rumanía varias veces para ver todos sus preciosos monumentos. Si prefiere estar en el campo, puede visitar uno de sus numerosos viñedos, pasear por jardines rodeados de encantadores lagos y admirar la naturaleza virgen y los fabulosos paisajes de la región de Bucovina.

Uno de los lugares turísticos más apreciados es el colorido cementerio de Sapanta, en Maramureş. Las pintorescas lápidas de madera están talladas con escenas (a menudo humorísticas) de la vida de las personas allí enterradas. Si se planea un viaje más largo, habrá tiempo también de visitar las ciudades de Transilvania (por ejemplo, Brasov, Cluj-Napoca, Sighișoara), ver con los propios ojos los monasterios pintados de Bucovina y visitar una de las numerosas cuevas. También merece la pena darse una vuelta por la capital del pais, Bucarest, una ciudad de grandes edificios, parques e intrigas.

Rumanía

Transilvania y Vlad el Empalador

Rumanía suele asociarse no sólo con la pobreza, sino también con los vampiros. En el territorio del actual Estado rumano hay una tierra histórica llamada Transilvania, que es la supuesta sede del mundialmente famoso Drácula.

Sin embargo, se trata de algo que no tiene cobertura en la realidad. El culpable de la galimatía es el escritor irlandés Bram Stoker, que hizo que Transilvania se asociara a una atmósfera gótica, llena de murciélagos y ataúdes vacíos. Los rumanos parecen haber asumido este hecho y lo utilizan en su beneficio. El negocio de Drácula está en auge en Transilvania y el castillo de Bran recibe un número absurdo de visitantes. Una multitud como no hay en muchos lugares del mundo.

De todos modos, Transilvania está llena de leyendas que son medianamente ciertas y antes de que Stoker popularizara el personaje de Drácula, el vampirismo era prácticamente inexistente en los cuentos populares de esta región.

El legendario Drácula ni siquiera es una figura histórica concreta. Es una combinación de dos personajes: Vlad el Empalador y su padre.

Resulta que el castillo de Bran, el castillo asediado por los turistas… no es en absoluto el castillo de Drácula. La verdadera residencia de Vlad el Empalador se encuentra en el distrito de Arjesh (Castillo de Poenari).

En cualquier caso, gracias a Stoker, Rumanía se ha beneficiado del turismo y siempre se asociará con un vampiro que chupa la sangre de mujeres inocentes.

Rumanía

Entonces, si Transilvania no es la tierra de los vampiros, ¿Qué es?

Transilvania es sobre todo una región en la que durante cientos de años han chocado las influencias de tres religiones: el catolicismo húngaro, el protestantismo alemán y la ortodoxia rumana. Al conducir por Transilvania, se pasa por una multitud de iglesias fortificadas o típicamente sagradas que han cambiado de manos. La austeridad post alemana superpuesta al esplendor anterior de las iglesias católicas da la impresión de que alguien intenta pintar una imagen que ya había sido creada anteriormente. 

Un poco más allá, encontramos lugares sacados del idilio medieval, llenos de flores en los claustros y monjes cantores. Los monasterios ortodoxos (porque estamos hablando de ellos) tienen un aspecto idílico. 

Los rumanos y su hospitalidad

Los rumanos son muy hospitalarios (esta hospitalidad es más evidente en los pueblos pequeños que en las grandes ciudades). Si visita un pueblo pequeño, no se sorprenda si al cabo de unos días conoce a casi todos los habitantes, que le invitarán a una hoguera, a un baile o incluso a una boda. Por supuesto, todos los encuentros, ya sea en casa, en la calle o durante un paseo en carruaje, terminan con una copa (a veces más de una) de cujka (aguardiente de ciruelas rumano, hecho a mano).

La gente es muy amable y servicial. En contra de los estereotipos, podemos decir que es uno de los países más seguros de Europa.

Los rumanos son una nación sin conflictos y con muchos recursos. No se pelearán, sino que pensarán cómo salir de la situación. Encontrarán un lugar para tomar el sol en un calvero junto al cementerio, llevarán un coche roto al mecánico en un carro y lavarán sus coches no en los lavaderos sino en los lugares con más agua, es decir, en el río.

La ortodoxia en Rumanía se caracteriza por una posición ligeramente inferior de las mujeres, así que no se sorprenda de que los hombres sólo se acerquen a los turistas masculinos. Los ortodoxos dicen que el hombre es la cabeza de la casa y la mujer es el cuello, que gira esa cabeza como quiere.

Las mujeres mayores van con pañuelos en la cabeza, especialmente a las iglesias ortodoxas. Por lo tanto, cuando quiera entrar en un templo, recuerde vestirse adecuadamente (los hombres con pantalones largos, las mujeres preferiblemente con falda y blusa que cubra los hombros).

Rumanía

En algunos lugares, la gente sigue caminando con sus ropas tradicionales. En Maramureş todas las mujeres llevan faldas hasta las rodillas, pañuelos en la cabeza y bolsas características sobre los hombros. Los hombres no se desprenden de sus sombreros.

Las costumbres de los rumanos están influenciadas por los países vecinos, así como por el ocupante centenario, Turquía. El folclore cambiaba constantemente, lo cual es, sin embargo, una gran ventaja. La mejor oportunidad para chocar con ella, son las fiestas populares que acompañan a las fiestas de la iglesia o que están asociadas a la ganadería, el pastoreo y el cultivo de la tierra. Maramureş es una región excepcionalmente colorida en este sentido, ya que acoge eventos como el Festival del Arado y el Sambra Oilor, una fiesta de ordeño de pastores. En verano, algunos de los pueblos de Transilvania celebran reuniones en las que las doncellas se enteran de si tienen posibilidades de casarse; en otoño suelen celebrarse fastuosos banquetes de boda. Las costumbres de los szeklers, que se ayudan mutuamente en todas las tareas importantes, como la construcción de una casa o el hilado del lino, son sorprendentes. La obra va acompañada de bailes, cantos y narraciones.

País de contrastes

Rumanía es un país de grandes contrastes, como probablemente todos los países poscomunistas. Sin embargo, estos contrastes pueden ser bastante radicales. El campo rumano sigue dominado por una vida que puede calificarse de muy modesta.

Faltan algunas cosas que son estándar en otras partes de Europa, como el tendido de cables subterráneos. Los postes eléctricos, envueltos en negro, dan una impresión realmente espantosa. Al igual que los perros callejeros que vagan por las calles de la provincia. El estereotipo de una Rumanía pobre no se ve favorecido por el hecho de cruzar la frontera, realmente escuálida, que el viajero encuentra al llegar desde Hungría.

Sin embargo, basta con adentrarse un poco en el centro del país para ver la otra cara de la moneda. Y es una marcha perceptible hacia el bien. Los cascos antiguos renovados de Rumanía tienen una belleza fenomenal (recomiendo especialmente Sighisoara y Sibiu). Las carreteras recientemente construidas en el centro del país son agradables de conducir. La ropa y los artilugios que lleva la gente también muestran una prosperidad creciente.

Así que, si alguien asocia a Rumanía con un país de considerable pobreza, diré lo siguiente: sí, la pobreza puede ser visible. Sin embargo, la imagen general del país va mucho más allá del estereotipo de país gris, triste y poscomunista. Y si se compara Rumanía con otros países poscomunistas de Europa del Este, no hay una gran diferencia en este sentido.

Rumanía

Sus sabores

Durante su estancia en Rumanía, tendrá muchas oportunidades de explorar la cocina local. Uno de los platos más famosos es el mici, que consiste en carne asada (normalmente una mezcla de varios tipos) en forma de pequeños rollos. Entre las sopas, los callos de ternera (ciorbă de burtă) son los más populares. En Rumanía, pruebe también los vinos locales. La mezcla de influencias rumanas, húngaras y alemanas también se aprecia en la cocina local. El goulash y las albóndigas, combinados con la querida mamalaga rumana (preparada a base de harina de maíz con queso y nata), dan como resultado un menú que es una mezcla de tres nacionalidades. Tal vez no sea emocionantemente expresivo, pero sí bastante sabroso. Hay una delicia que merece especial atención: el papanasi, una rosquilla caliente (hecha con una combinación de queso y sémola, cubierta con crema y mermelada). No aconsejo contar las calorías y pedir una por cabeza. Sin embargo, le recomiendo que lo pruebe. Puede variar en cuanto a la preparación, pero si se hace bien, es una verdadera delicia.

Rumanía

Algo poco atractivo

La desgracia de Rumanía es la basura, que está esparcida por todas partes. Nadie se preocupa demasiado por la naturaleza y no se molesta en tirar bolsas enteras de basura a los ríos. Por desgracia, los papeles y las bolsas de plástico que vuelan por las orillas del río son ya la norma. Lo peor es durante las vacaciones y los festivales, cuando toda la basura cae en las cunetas. 

A pesar de tantos contrastes, este es un país maravilloso y muy rico en paisajes y cultura que debería estar en la lista de países a visitar.

 

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.