Salta, una provincia que late

Salta, una provincia que late.

Por Agostina Garnica especial para revista latitud

Donde las buenas vibras se hacen sentir

Una vez leí por ahí que viajar es añadir vida a la vida. Y entonces en mayo del 2019 decidí planificar un viaje al norte del país, tenía una semana de vacaciones y decidí aprovecharla al máximo para conocer Salta que aún no conocía.

Salta Late
Nevado de Cachi, Salta

En Junio 2019 allá estaba, en el aeropuerto de Ezeiza con mi valija de mano y el boarding pass, esperando subir a ese avión que me llevaría camino a un destino mágico y tan vibrante como lo es Salta. Es que Salta tiene ese no sé qué, qué te enamora. Desde sus hermosas callecitas y locales, su gente, sus platos tradicionales, sus famosas peñas y no menos importante sus paisajes. Contrasta lo lindo de una ciudad y a la vez te alejas diez minutos del centro y tenés unos paisajes increíbles. Su gente es súper amable y siempre están dispuestos a ayudar. Tiene una energía única que nunca había sentido antes en cualquier otra ciudad.

«viajar es añadir vida a la vida»

Contraté las excursiones en una agencia de viajes céntrica donde el vendedor y dueño de la agencia nos explicaba en un mapa y nos mostraba fotos de lo que veríamos en la excursión. Cada lugar que nos contaba era tan bien explicado que te teletransportabas por un ratito a ese lugar. Compramos las excursiones y nos fuimos a descansar al hotel.

Salta late
Cuesta del Obispo, Salta

Al otro día a las 7 am nos pasaron a buscar en una combi blanca con otros viajeros para iniciar nuestra primera excursión con destino a Cachi. Saliendo de Salta Capital, pasamos por las localidades de Cerrillos, La Merced y el Carril hasta llegar al empalme con Ruta Provincial Nº 33 la cual fue nuestra compañera durante todo el viaje. Fuimos realizando paradas técnicas como también paradas fotográficas. Es una excursión que dura aproximadamente unas 12 horas y se recorren 330 km. Cada lugar tiene su encanto, por supuesto, un encanto que lo hace único y muy diferente a otros lugares.

«Tiene una energía única que nunca había sentido antes en cualquier otra ciudad»

Nuestra primera parada fotográfica fue en la Cuesta del Obispo, es uno de los caminos más lindos del norte. Corresponde a un tramo zigzagueante y empinado de la RP 33, ubicada entre el paraje Maray de la quebrada de Escoipe y la Piedra del Molino (3348 msnm), acá tuve la oportunidad de conocer a una familia de tres hermanos que pasan días en la cuesta vendiendo artesanías y brindando su música típica con una ocarina. Escuchar la música y ver esos paisajes me hizo sentir plena. Tal es así que me traje de ese mismo lugar una pulsera realizada con espinas de cardón, tiene calado un cactus que simboliza perseverancia y que llevo todos los días conmigo.

Seguimos camino y nuestra segunda parada fue El Parque Nacional Los Cardones; un paraíso natural rodeado de cardones de todos los tamaños y algunos, de hasta más de tres metros de altura. Ese día tuvimos la suerte de avistar un cóndor que volaba por los cielos del territorio salteño, llevarnos esa postal nos hizo emocionar a todos.

«Salta es una experiencia que todo viajero necesita vivir, es una visita obligada»

Subimos a la combi y luego de unos minutos el guía nos comunicó que estábamos atravesando  la Recta del Tin Tin, como su nombre lo indica no es más que una recta perfecta que mide aproximadamente veinte kilómetros. Acá hicimos una parada para capturar la típica foto sobre la ruta y observar el bello paisaje detrás. 

Salta Late
Parque nacional Los Cardones, Salta

Nuestra cuarta parada fue exactamente al costado de la ruta 33, más precisamente en el KM 73. Desde ahí pudimos observar el imponente Nevado de Cachi, es la montaña más alta de la región de los Valles Calchaquíes y la 19° de Argentina. Fue un punto estratégico para verlo y poder capturar una linda postal.

Luego de esas paradas, llegamos a nuestro punto de destino: Cachi. Ubicado en pleno corazón de los Valles Calchaquíes, es un pueblo detenido en el tiempo. Con el mate en una mano y el termo en otra recorrimos sus hermosas calles angostas de piedra, observamos las casas de típico estilo colonial, interactuamos con la gente local que son muy amables y están siempre dispuestos a ayudar al turista, como todo salteño. También la hermosa iglesia y su plaza donde nos encontramos con una feria artesanal y un hombre bastante mayor que se dedicaba con sus manos a hacer una increíble cestería. 

Recta del tin tin
Recta del TIn Tin, Salta

 Finalizado nuestro recorrido, regresamos a Salta capital y cada uno a sus debidos hoteles a descansar y prepararnos para la próxima excursión al día siguiente. 

Salta es una experiencia que todo viajero necesita vivir, es una visita obligada. Porque Salta es multicolor por la diversidad de sus paisajes, Salta es tradición, es gastronomía, es hospitalidad, es cultura, es folklore, es aventura, es cordial y amable, Salta es auténtica y de ella me llevo los mejores recuerdos que guardaré para siempre en mi retina y en mi corazón.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here