Trekking a las Lagunas Gemelas – Ushuaia

Trekking a las Lagunas Gemelas – Ushuaia

Por Tamara Morales especial para Revista Latitud

Creo que, como a todos, esta pandemia nos cortó planes, ¡Ni que hablar viajes! Pero quizás, se abrió un mundo de infinitas posibilidades.

En mi caso, me trajo a vivir nuevamente, luego de siete largos años, a Ushuaia, la ciudad que me vio nacer y crecer. En un contexto rarísimo, que requiere que nos cuidemos de más, conocí personas muy copadas y con mucho tiempo disponible para salir a caminar en la montaña. Ellos fueron mi gran llave para viajar en mi propia ciudad…

Primer destino: un recorrido por 3 lagunas.

La idea era iniciar un trekking por las Lagunas Gemelas, continuar por la Laguna Raquel y dar vuelta hasta la Laguna de los Perros. Aunque no pudo concretarse tal cual, ¡fue una experiencia hermosa!

Arrancamos bien temprano una mañana invernal (llenos de nieve, claro). Una caravana de autos salió hacia la Ruta Nacional 3, hasta el Paso Garibaldi donde inicia el sendero para las Lagunas Gemelas. Si bien es un camino corto y no tiene gran dificultad, en este caso se le sumaba la nieve hasta la rodilla en algunos tramos. Entre charlas, risas y el imponente silencio que la montaña brinda, llegamos a las lagunas. Desde acá (y si las nubes lo permiten) se puede ver la Ruta Nacional, el Lago Escondido y un poco más atrás, el gran lago Khami (también conocido como Lago Fagnano). Frenamos un rato a disfrutar del paisaje, sacar fotos y rehidratarnos para seguir a nuestro próximo objetivo que era la Laguna Raquel (SPOILER ALERT: no llegamos).

Trekking a las lagunas gemelas

Al ser pleno invierno, las lagunas estaban tapadas por nieve, y solo se veía el cartel con su nombre, pero les dejo una foto en verano, para que puedan ver lo hermosas que son

Trekking a las lagunas gemelas

Seguimos nuestro camino para atravesar el Cerro verde (que en ese momento era blanco) y poder llegar así a la Laguna Raquel. 

A nuestro ritmo, fuimos subiendo lentamente la cuesta que el cerro nos proponía. Ganando altitud, nos deteníamos de vez en cuando a admirar tan imponente vista, rodeados de montañas.

Finalmente, y con la sorpresa de quien descubre la Atlantis, llegamos a una especie de mirador del Cerro verde, que nos dejó literalmente sin aliento. Estábamos por encima de la línea de nubes, el sol se asomaba entre ellas e iluminaba el vasto ambiente blanco que nos rodeaba. No corría ni una gota de viento y el silencio se hizo escuchar ante todos nosotros. Tampoco podíamos creer tanta belleza e inmensidad junta. No me alcanzaban los ojos, ni mi cámara para poder captar todo lo que veía… Los picos plenamente nevados, la suavidad de su nieve, la intensidad de las nubes espesas y grises, era una combinación que se quedó grabada para siempre en nosotros.

Trekking a las lagunas gemelas

Después de sesiones fotográficas y recobrarnos del asombro, todo el grupo continuó viaje, pero al cabo de casi una hora más de caminata, desistimos, ya que las condiciones climáticas eran complejas y no teníamos el equipo necesario para seguir. 

Fue así como la ladera de la montaña y los metros de altitud que habíamos ganado caminando, se convirtieron en el mejor y más grande tobogán del que me tiré alguna vez. Aunque no lo parezca, fue la forma más fácil, segura, pero sobre todo divertida, de llegar a la base. Una vez abajo, pudimos ver lo alto que estuvimos y el gran esfuerzo que habíamos hecho (aplicable para la vida en general). Seguimos bajando, emprendiendo la vuelta a casa, pero antes disfrutamos de la mejor parte de una caminata: ¡la comida!

Con la panza llena y el corazón explotado de felicidad por todo lo vivido, retornamos el camino a casa para rememorar lo que vimos ese día y recuperar fuerzas para la próxima ocasión.

Trekking a las lagunas gemelas

Cruzamos varios centímetros de nieve, bosques congelados que forman un paisaje único, montañas, lagunas, nubes y picos nevados. Vimos mucho más de lo que imaginábamos.

Fue entonces cuando me surgió una duda… ¿Se puede viajar en cuarentena? En estos tiempos que corren, donde todo se resignifica, pude ver que viajar va más allá de los trenes, barcos, aviones y colectivos. Va más allá de los miles de kilómetros recorridos. Quizás este nuevo mundo en el que vivimos nos ayuda a descubrir cosas nuevas, incluso aquellas que son esenciales.

Para mi viajar es conocer lugares nuevos, gente nueva, historias, pensamientos. Es compartir, es atesorar momentos, fotos e instantes que nos quitan el aliento. Viajar es descubrir nuevos mundos, incluso en esos lugares más comunes que nunca miraste, por ejemplo, el lugar en el que vivís. Abrí la puerta, salí, viaja. Solo, con amigos, con un libro. Viaja en un abrazo, viaja en tu propia esencia. Viaja a la vuelta de la esquina. Que este contexto mundial no nos corte las alas, ni los viajes ni las ganas, sino que nos abre infinitas puertas con miles de mundos nuevos donde viajar y explorar, porque a veces solo se trata de un poco de creatividad. 

“La fotografía es el arte de la observación. Se trata de encontrar algo interesante en un lugar ordinario. Me he dado cuenta de que tiene poco que ver con las cosas que ves y mucho con cómo las ves

Elliot Erwitt

Y para vos, ¿Qué es viajar?

foto de Tamara Morales

 

PD: gracias a todas las personas de Caminantes del Sur, y todas aquellas que se suman en cada trekking y me permiten formar parte de tan hermosas experiencias.

Comentarios

  1. Muy buen relato Tami, excelente caminata metimos ese día. Se pudo contemplar lo lindo del mirador, con esa sensación de libertad y llenar las retinas con lo inmenso de la naturaleza!
    Saludos a todo. Excelente artículo! Gracias por compartir!

  2. Cuando comenzamos a planear un viaje aparecen muchos miedos y mas si lo estas planeando en este contexto de pandemia infinita. Realmente me motivo a luchar contra eso y fue el viento que avivó la brasa de viajar y salir a explorar nuevos caminos. Gracias por este increible articulo!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here