Viajando por El Camino de Santiago

Viajando por El Camino de Santiago

Por Carli de @youlovetotravel especial para Revista Latitud

Sueña alto y vuela lejos, bien lejos, todo lo lejos que quieras llegar

Esta es mi propia frase de cabecera, que me acompaña en cada paso, dándome impulso para saber que en los deseos que nacen desde el corazón todo puede suceder. 

Hoy quiero contarte mi experiencia viajando sola por segunda vez, para hacer el Camino de Santiago de Compostela. Y darte todo los tips para que, si también está resonando con vos, te vayas preparando para la gran aventura. ¿Vamos? 

Donde comienza el sueño

Cuatro años después de mi primer viaje sola, un nuevo sueño se volvió realidad para llevarme por el mejor viaje de todos: el viaje hacia mi interior. 

El país elegido era España y el gran objetivo: hacer el Camino de Santiago de Compostela. Sí, un viaje de peregrinación que tiene sus orígenes en la Edad Media y el cual no hace falta emprender por motivos religiosos: son diversas las razones que llevan año tras año a miles y miles de peregrinos del mundo que confluyen en la Catedral y otros muchos más allá, si hablamos de Finisterre.  

Así es como una vez comprado el pasaje, comencé a organizarlo. No sólo haría el Camino, sino además me quedaría a recorrer en 24 días el norte y sur de España, ese país tan maravilloso que me hace sentir como en casa y al que siempre deseo volver. 

Los preparativos

Si estás pensando en hacer el Camino de Santiago, hay algunas cosas que deberás tener en cuenta para ir sumergiéndote en lo que implica, de manera que al llegar al pueblo o ciudad de destino, te sientas lo más segura y en confianza posible. Para ello, quiero compartirte varios puntos que me resultaron muy útiles y espero que a vos también.

Obtener información

Lo primero que hice fue conocer más acerca del Camino de Santiago. Para ello, vi muchos videos de viajeras y viajeros en Youtube, películas, documentales, me sumé a varios grupos de Facebook y leí muchos blogs y notas con distintas experiencias. También gracias a Instagram, tomé contacto con personas que ya lo habían hecho recientemente: todas me brindaron sus tips y experiencias, deseándome además un “Buen Camino” (frase que escucharás y te dirán siempre al andar). 

Cada consejo e información útil la iba dejando por escrito en mi diario de viaje, construyendo así mi propia checklist. Te sugiero hacerlo también y e ir tomando registro de todo ya sea en un cuaderno, tu compu, las notas del celu, etc., guardando enlaces, capturas de pantalla, fotos y todo lo que creas que necesites. 

camino de Santiago

¿Qué camino voy a elegir?

Es importante que definas el punto de partida desde el cual vas a comenzar a caminar. Son muchos los caminos que llevan a Santiago de Compostela y cada uno presenta su grado de dificultad. El más conocido y de seguro que escucharás nombrar más es el Camino Francés, que comienza en Roncesvalles/Valcarlos y Somport en una extensión de 775 kilómetros hasta la Catedral. Otros Caminos son: el Camino Primitivo (en Oviedo), la Vía de la Plata (en Sevilla), el Camino Catalán (desde Montserrat), el Camino de Madrid. 

Si tu intención es obtener la Compostela (el certificado que acredita haber realizado el Camino), tenés que realizar más de 100 kilómetros caminando, obteniendo al menos dos sellos en cada lugar en tu Credencial de Peregrina. Por eso, la gran mayoría suele partir desde Sarria, recorriendo los últimos 115 kilómetros del Camino Francés. Es una ciudad donde se juntan todos los caminos y que transcurre en 5 etapas hacia el destino final; además presenta una excelente calidad en cuanto a sus servicios e infraestructura por la gran cantidad de peregrinos que llegan de todas partes del mundo. Esta fue la ruta elegida por mí y definitivamente muy acertada para ser la primera vez. 

¿Cómo me preparo físicamente para caminar en promedio más de 20 kilómetros por día?

Cada persona tiene un cierto acondicionamiento físico que varía ya seas activo o sedentario y si bien no poseo conocimientos médicos, sí me atrevo a decirte que la práctica y la constancia lo son todo. 

Es importante que meses previos al gran viaje, comiences a entrenarte, haciendo caminatas de corta a larga duración, conociendo tu ritmo y en cuánto tiempo caminás un kilómetro, por ejemplo. También, es importante que en esas prácticas utilices el mismo calzado que llevarás para esos días así comenzás a habituarte a él (y si surge alguna molestia poder revisarla con tiempo). Más adelante, podés sumarle tu mochila con el peso que llevarás, en pos de darle a tu cuerpo la adaptación necesaria para que, llegado el momento, sea lo más normal posible adquiriendo resistencia.

Cruce de Santiago

¿Cuál es el equipamiento básico para realizar el Camino de Santiago? 

Hay muchos puntos a tener en cuenta y por supuesto, la época del año en la que lo realices dependerá mucho de ello. De base, vas a necesitar: 

  • Una mochila: por regla debe pesar como máximo el 10% de tu peso corporal para que puedas caminar bien con ella. Lo ideal es que sean especiales para trekking, ya que poseen cintas que se adaptan perfectamente a tu pecho, cintura y son acolchadas para aguantar varias horas de caminata, contando con los compartimientos necesarios. 
  • Indumentaria: tanto cantidad como tipo varía en función a la estación, pero de base vas a necesitar: calzas/short, pantalón y piloto de lluvia, camiseta térmica, remeras/musculosas, zapatillas (de trekking en lo posible), medias, ojotas, gorra, ropa interior, medicinas. 
  • Bastones de trekking: es opcional pero en mi experiencia de verdad que sí ayudan, son un punto de apoyo extra y de gran utilidad para cuando lo necesites. Recordá que en promedio estarás caminando entre 5 y 6 hs. diarias (depende el ritmo), por lo que todo lo que ayude a sobrellevarlo de la mejor manera, bienvenido sea.
  • Bolsa de dormir: en caso que el hostel o albergue no cuente con ropa de cama. Nunca está de más ser precavida 😉 
  • Botella de agua: será tu mejor aliada durante todo el Camino, podrás recargarla en todo momento ya que siempre hay alguna fuente, bar, restaurante, donde descansar. 

Cruce de Santiago

Extra: Checklist indispensable

Al comenzar el Camino, vas a encontrarte con cientos de personas con las cuales vas a interactuar, te unirás a su marcha de momentos, otras se unirán a vos, compartirás hermosas charlas, almuerzos, cenas, historias: el poder que tiene el Camino para conectar es inmenso y hermoso. 

Sin embargo, hay tips que siempre suman a la hora de hacerte sentir segura y nunca están de más. Te cuento los míos: 

  • 1 portavalor: no solo te será útil para este viaje, sino para todos. Mantené a resguardo y con vos siempre tu dinero y tarjetas
  • 1 riñonera: súper práctica para guardar todo lo que necesitás tener a mano y evitar tener que abrir la mochila a cada momento (como la credencial del peregrino y tu celular). 
  • 1 silbato: llevalo colgado,  por cualquier urgencia. 
  • Pack de datos: realmente te sugiero comprar un chip para tu celular al llegar. Con él te mantendrás comunicada siempre, podrás acceder a los mapas y googlear todo lo que necesites. 
  • 1 cargador portátil: por si te quedás sin batería y poder recargarlo en cualquier momento. 
  • 1 linterna de mano o cabeza: alguna chiquita, sobre todo si salís temprano en la mañana, previo al amanecer. En tal caso, te sugiero siempre sumarte a algún grupo previamente y no ir sola: a veces las señales no se ven y no está bueno perderse (por experiencia propia). 
  • Compartir el itinerario: avisá a tu familia sobre cada etapa en la que te encuentres, próximo destino y lugar de alojamiento. Los mantendrá tranquilos y a vos también.
  • Redes sociales: si sos de subir tu día a día a Instagram, Facebook y demás, te recomiendo que lo hagas a destiempo; incluso si puede ser un día posterior mucho mejor. Intentá no dar todo el tiempo las coordenadas exactas de donde te encontrás, solo por precaución. 

Durante el Camino de Santiago

Siempre digo que hacer el Camino de Santiago es algo muy propio, por lo que contarlo y describirlo en palabras exactas se vuelve complejo. Sin embargo, hay consejos que ayudan a transitarlo y que espero resuenen con vos: 

Durante el recorrido, intentá abrir tu mente y entregarte a todo lo que sea que el Camino quiera mostrarte: paisajes, personas, conversaciones, señales, todo. Pensá que a las personas que están en ese momento allí, incluso vos, las mueven diversos motivos. Cada una carga en su mochila miles de kilos y otros tantos más en su cabeza y su corazón. Escuchá y compartí tu historia de vida también, siempre hay una enseñanza. Te aseguro que cada situación y persona que se presente tiene un mensaje para vos, solo si estás perceptiva a recibirlo. 

Cruce de Santiago

Caminá a tu propio ritmo y no te apures en llegar, más bien disfrutá el aquí y el ahora, por muy trillado que suene. Nada ni nadie te apura, tomá el tiempo que necesites para hacerlo tuyo, detenerte, comer, descansar, hidratarte, conversar y continuar. 

No vas a estar sola, solo si vos así lo querés. En cada hostel, albergue, bar, restaurante, en el Camino mismo, te encontrarás con personas maravillosas con las cuales vas a compartir. No temas preguntar lo que necesites, pedir ayuda y por supuesto, ayudar a quienes necesitan de vos. 

Siempre deseá Buen Camino, saludá, despedí, agradecé. Son reglas básicas de la vida misma, que hacen a los buenos deseos y a la convivencia con los demás. 

Llegué a la Catedral ¿Y ahora?

Si hacer el Camino ya es especial, imaginate llegar al destino final. Una sensación como pocas, de felicidad alegría, fuerza, fortaleza, vitalidad, amor, paz. Y más, mucho más. 

Santiago es una ciudad hermosa, fácil de recorrer e ideal para quedarse al menos dos días más a descansar también. Por eso, sugiero que más allá de visitar la Catedral y disfrutar de su gastronomía, te sumes a un free walking tour para conocer la historia de cada rincón de la ciudad. Si está dentro de tus posibilidades, hay un tour muy conocido que recorre muchos puntos alrededor (generalmente son siete) y que en su itinerario incluye Finisterre: de verdad no te vas a arrepentir. Muchos peregrinos continúan su Camino hacia lo que antiguamente era conocido como “el fin del mundo”. 

Reflexión final

El Camino de Santiago apareció y llegó a mí en un montón de señales previas, pero sucedió cuando tenía que ser, ni antes ni después. Todo lo que fue aconteciendo desde que comencé a idearlo fue magia y eso es algo que no tiene fin. 

Quizá creas que al llegar a la Catedral termine todo y te aseguro que no, será solo el comienzo y no hay nada más lindo que ir decantando aprendizajes con el tiempo. Entre tantas cosas, viajar sola y tener esta experiencia me ayudó a atravesar muchos de mis miedos y confiar aún más en mí. Espero te animes a este recorrido y todo lo que tiene para ofrecerte, porque no hay nada más lindo que ir por la vida cumpliendo sueños, sabiendo que sí mujer, vos PODÉS. 

Cruce de Santiago

Sobre mí

Mi nombre es Carla, tengo 30 años, soy Lic. en Relaciones Públicas e Institucionales y trabajo en Marketing Digital. Nací en la ciudad de Zapala (Neuquén) pero vivo en Córdoba desde hace 12 años, actualmente en Salsipuedes (Sierras Chicas).

Viajo desde que tenía un mes de vida y he recorrido algunos puntos del país junto a mi familia. En 2014 hice mi primer viaje al exterior (Perú) y desde entonces he visitado 9 países, he viajado sola 2 veces a Europa y disfruto mucho recorrer la provincia de Córdoba, entre postales de naturaleza e historia. Además de viajar, me encanta escribir y sacar fotos.

En mayo de 2019 abrí mi cuenta de Instagram @youlovetotravel y en noviembre del mismo año mi blog youlovetotravel.com.ar.

«You Love to Travel» nació con el propósito de compartir mis experiencias de viaje, entre tips, consejos, guías e inspiración, para que seamos cada vez más quienes nos animemos a explorar el mundo y maravillarnos en cada rincón. No solo promuevo un viaje al exterior, sino también al interior de uno mismo.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here