Yangshuo, un pequeño paraíso de montaña

Yangshuo, un pequeño paraíso de montaña

Por Federico Petrocco especial para Revista Latitud

Era mi tercer viaje por el gigante de Asia. Ya habíamos conocido la ruta del centro-norte de China, la parte histórica, así que decidimos ampliar los horizontes y esta vez movernos hacia el sur. 

Unos meses antes de partir comenzamos a armar la ruta. Quien haya ido a China sabe bien que no es tarea fácil decidir qué ver y qué dejar de lado allí. 

Teníamos en claro solo una cosa, que esta vez el viaje iba a ser para contemplar la naturaleza. 

El sur de China tiene algunos de los paisajes más notables no sólo del país, sino del mundo. Todo es surrealista en esa región, sin embargo hay un lugar que se destaca por sobre los demás, y algunos dicen que es «el paraíso en la tierra». 

Rio Li, Yangshuo
Rio Li, Yangshuo

Yangshuo es una «pequeña» ciudad turística del sudeste de Guilin, una especie de gran aldea tradicional. Sus zigzagueantes ríos Li y Yulong, rodeados de verdes picos kársticos, se componen como un paisaje de una típica pintura ancestral. 

Este lugar es también el punto intermedio ideal de cualquier itinerario por China, para detenerse unos 4 o 5 días y escapar del bullicio de las megaciudades Asiáticas. 

¿Cómo llegar?

La mejor manera de llegar a Yangshuo es en tren. Nosotros lo hicimos por medio de la estación norte de Guilin desde Cantón, en un viaje de unas 2:30 horas (cuesta aproximadamente 25 USD). Una vez en la estación de Guilin combinamos con un tren de sólo 25 minutos más hasta la estación de Yangshuo, por 4 USD más.

Se puede hacer el mismo recorrido en avión desde casi cualquier ciudad importante de China, el aeropuerto de Guilin es de los de gran envergadura. 

villa turística de Yangshuo
villa turística de Yangshuo

Llegamos a Yangshuo

Realmente era ese paraíso que todos nombran. Entre las nubes bajas se descubren los cientos de pequeñas montañas verdes redondeadas, salpicadas por el horizonte hasta donde llega la vista y más allá. 

Nuestro hotel se llamaba River View y, como su nombre lo indica, quedaba justo frente al río Li. 

Realmente estaba muy bien ubicado, a pocas cuadras de la vieja calle West, que es el epicentro turístico de la ciudad. 

A esta zona se la conoce entre los viajeros como West Street, aunque esté compuesta por varias calles más que la vieja West. 

Es como una pequeña ciudad tradicional, tal vez lo que el imaginario colectivo occidental busca de China. Todas sus calles son peatonales, con comercios de todo tipo, en su mayoría de artesanías, algunos puentes de piedra y hasta un lago en el centro que sirve como punto de encuentro. Suma a su atractivo que todas las edificaciones de este lugar tienen un estilo estético tradicional. 

Aquí se concentra también la mayor oferta gastronómica, decenas de bares y restaurantes muy bien ambientados, algunos hasta con música en vivo. 

Old West Street, Yangshuo
Old West Street, Yangshuo

Recorriendo Yangshuo 

La calle West se recorre caminando, la villa turística no es tan grande como para no hacerlo.

Para el resto de la ciudad, y los atractivos naturales más cercanos a Yangshuo se necesita un transporte. 

Elegimos alquilar una bicicleta doble a 2 yuan por día. Para nosotros era la mejor opción, por que de este modo podríamos disfrutar del paisaje a baja velocidad y a la vez de un modo sustentable. Además nos pareció divertido que sea una sola bici para dos personas, sumaba una pequeña nueva experiencia. 

Si no se quiere pedalear, la ciudad también ofrece alquiler de motos (eléctricas y a combustión), servicios de rickshaw y taxis privados. 

Las distancias no son tan largas, además el camino con sus atractivos va sugiriendo por sí mismo paradas constantemente, que también sirven como descanso. 

Cabe destacar que, como es frecuente en China, Yangshuo es un lugar seguro. No existe la delincuencia como se la conoce en América, a lo sumo podremos encontrar algún descuidista que aproveche una circunstancia particular pero, como dije, es poco frecuente. 

china

Lo mejor para ver 

Después de unos días en Yangshuo descubrimos que el atractivo principal de este paraje natural es el lugar en sí mismo. Como ya dije, tomar una bicicleta y recorrer los caminos, un día para cada lado, resulta ser el mejor plan. 

Dicho esto puedo entonces nombrar algunos puntos de destino para tomar como referencia. 

Yueliang Shang queda aproximadamente a 6 kilómetros de West Street. Se la conoce como la colina de la luna, supongo que por su forma. Desde su entrada parte una escalera que con 800 escalones hacia la cima. La vistas desde ahí resultan ser la perfecta recompensa si se acepta el desafío de subir.

De camino hacia allí encontramos el mirador de Darongshu con vistas escénicas de los montes kársticos. 

Si nos sobra algo de tiempo y queremos ver algo un tanto extraño, podremos visitar algunas de las tantas cuevas multicolores que tiene Yangshuo. 

Río Yulong, Yangshuo
Río Yulong, Yangshuo

La primera actividad en popularidad en Yangshuo es hacer un paseo en bote de bamboo por el río Yulong.

Si bien podremos ir en bicicleta hasta las costas del río y contratarlo ahí, resulta mucho más cómodo, y en ocasiones hasta más económico, contratar una excursión en una de las decenas de agencias de viajes de la villa. Algunas excursiones incluso se venden combinadas con un ascenso panorámico en globo y el transporte de ida y vuelta hasta el lugar. 

Los arrozales de Longji son «la frutilla del postre» en Yangshuo. Seguramente, como nosotros, siempre hayan soñado con conocer  esos inmensos arrozales tan presentes en las ilustraciones rurales de China. 

Longji es para mí la máxima expresión de este tipo de paisajes. Tiene un pequeñísimo pueblo rural, con montes cultivados en todo su alrededor, sobrevolados por un teleférico en algunas partes. 

Queda a casi 150 km de Yangshuo, por que lo será conveniente llegar hasta allá en excursión o en uno de los buses que salen del centro de la ciudad. 

Si se quiere hacer con tiempo, recomiendo salir temprano por la mañana y volver al día siguiente. El pueblo tiene uno o dos hoteles de aceptable calidad como para pasar la noche y algún que otro restaurante. 

arrozales de Longji
arrozales de Longji

Conclusión 

Durante los últimos 18 años he recorrido más de 100 ciudades y pueblos, a lo largo y ancho del mundo. Todos los lugares que conocí tuvieron de diferentes maneras algo de especial. Sin embargo en Yangshuo no sólo encontré eso, sino también mi lugar en el mundo, algo parecido a lo que en mi imaginario es «lo ideal para el resto de mi vida». 

En consecuencia puedo decir que ningún itinerario por China estaría completo sin conocer este paraíso del sur.

Comentarios

  1. ME encanto tu relato!!!!!!!Este mediodia mientras me tomo unos mates me llevaste de paseo por esa lejana ciudad. Yo siemore miro hacia Europa cuando planeo un viaje…pero tu historia me desperto ciertos recuerdos olvidados de peliculas, pinturas y relatos de ese bello pais, de ese cachito de «tu lugar en el mundo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here